Estiman que puede triplicarse superficie de cacao con Sembrando Vida

El Sistema Producto Cacao Nacional estimó que de llevarse de manera bien dirigida el programa Sembrando Vida en este sector, podrían alcanzarse las 100 mil hectáreas de superficie en cinco años, c...

El Sistema Producto Cacao Nacional estimó que de llevarse de manera bien dirigida el programa Sembrando Vida en este sector, podrían alcanzarse las 100 mil hectáreas de superficie en cinco años, cuando en la actualidad hay alrededor de 32 mil hectáreas en producción.

El presidente del organismo, Vicente Gutiérrez Cacep, expuso que con ello se abatirá más el déficit de consumo en México, pues al año se producen unas 27 mil toneladas en el país, cuando la demanda es de unas 130 mil toneladas.

Sin embargo, expuso que de alcanzarse tal superficie sembrada, las primeras 20 mil hectáreas comenzarían a producir dentro de unos cinco años, por lo cual se requerirá de un acompañamiento de mediano y largo plazo.

En entrevista con Notimex, expuso que hay productores que ingresaron al programa, tanto para siembra del grano como para maderables, como es el caso de su hacienda, donde aprovechan para sembrar árboles que sirvan como “madre” y den sombra a las plantas de cacao.

La vocación de la tierra en la zona de la Chontalpa, donde Comalcalco y Cunduacán son las áreas de plantaciones principales de cacao, dijo, tiene oportunidades de crecer hacia Jalpa de Méndez, a Huimanguillo y a Paraíso.

Incluso también hacia la zona serrana como en Teapa y Tacotalpa, donde se plantea establecer una chocolatera, pues allí también se da bien el cultivo.

Tabasco, apuntó, es la entidad que más produce cacao con unas 14 mil toneladas al año, seguido de Chiapas, Veracruz, Nayarit, Campeche, Oaxaca, Colima y Jalisco.

Consideró que las condiciones actuales de producción es buen negocio para los cacaoteros, porque más que vender en volumen se producen granos de alta calidad que son apreciados por mercados específicos, como el gourmet en Europa o el más reciente de tipo saludable, que lo pagan bien.

Ello, además de la producción chocolatera propia tanto en haciendas como de pequeños productores, varios de ellos certificados como orgánicos.

“Si consumimos 130 mil toneladas, tenemos que dejar que el cacao entre y con la calidad que tenemos buscar nichos de mercado porque es muy poco (la producción), pero es de más calidad y nos lo van a comprar también por su historia ancestral de los mayas, los olmecas, los aztecas”, puntualizó.