Migrantes en condiciones deplorables sin poder desembarcar en Italia

El primer ministro italiano Giuseppe Conte aseguró hoy que seis países europeos están dispuestos a acoger a algunos de los 147 migrantes a bordo del barco Open Arms, cuyas condiciones de salud e hi...

El primer ministro italiano Giuseppe Conte aseguró hoy que seis países europeos están dispuestos a acoger a algunos de los 147 migrantes a bordo del barco Open Arms, cuyas condiciones de salud e higiénicas son deplorables, luego de permanecer varados desde el 1 de agosto en el Mediterráneo.

“Sobre el asunto del Open Arms, Francia, Alemania, Rumania, Portugal, España y Luxemburgo me acaban de informar que están dispuestos a redistribuir a los migrantes”, aseguró Conte en una carta abierta y dirigida al ministro del Interior, Matteo Salvini, quien niega el desembarco de los migrantes en un puerto italiano.

En la misiva publicada en su cuenta de la red Facebook, Conte reclamó a Salvini tratar de resolver la migración ilegal con su política de “puertos cerrados”.

“El tema de la inmigración es un tema complejo. Debe abordarse con una política amplia, como he tratado de hacer desde el primer Consejo Europeo en el que participé, a finales de junio de 2018, evitando ser aplastado por casos individuales de emergencia”, agregó.

Mientras, un equipo de médicos del Cuerpo de Socorro Italiano de la Orden de Malta (Cisom) alertó que tras una visita al barco del Open Arms encontraron que “las condiciones higiénico-sanitarias en las que están los migrantes son muy malas”, publicó el periódico italiano La Repubblica.

“Los antibióticos a bordo se terminan y muchos migrantes, que tienen heridas por armas de fuego mal curadas, presentan infecciones evidentes”, reportaron los médicos que visitaron el barco de la organización española Open Arms, que se encuentra en la zona de Cala Francese, muy cerca del puerto italiano de Lampedusa, en espera de poder desembarcar.

Los expertos consideraron que el resultado de la inspección médica sienta las bases para una eventual decisión rápida sobre el desembarco de los migrantes, el cual no es autorizado por el ministro Salvini.

El miércoles, el Tribunal Administrativo Regional (TAR) de Lacio suspendió la prohibición de ingreso en aguas italianas a la nave de la organización no gubernamental Open Arms, ordenada por el del Ministerio del Interior.

Con la resolución del TAR se permitía el ingreso en aguas italianas del barco “debido a una situación de gravedad excepcional a bordo”, argumentó el tribunal.

Sin embargo, horas más tarde el ministro Salvini firmó una nueva disposición para prohibir el ingreso en aguas italianas del barco, pero sin la firma de los otros dos ministros competentes: Elisabetta Trenta y Danilo Toninelli

A su vez, la Fiscalía de la ciudad siciliana de Agrigento podría pronunciarse en las próximas horas sobre la decisión del TAR emitida el miércoles.

El barco del Open Arms lleva 15 días varado en el Mediterráneo con 147 migrantes, en su mayoría de origen africano, en espera de que se le asigne un puerto seguro para desembarcar y del pronunciamiento de países miembros de la Unión Europea para acoger a estas personas y a las 350 a bordo del barco Ocean Viking, que también está en el Mediterráneo.