Kamchátka entre peatones y extrañeza

*La actuación del colectivo artístico es tan sutil que se confunde con la realidad

*La actuación del colectivo artístico es tan sutil que se confunde con la realidad

Por Luis Galindo

Entre miradas extrañas e ingenuas de los transeúntes, el colectivo español de teatro callejero, Kamchátka, utilizó el espacio público de la explanada del Palacio de Bellas Artes para sorprender y ofrecer un rato agradable a quien por ahí caminaba.       En el marco del Festival Internacional de Artes Escénicas, el cual se desarrolla desde el pasado 8 de agosto y finalizará hasta el 18 del mismo mes, esto la Ciudad de México; el colectivo conformado por ocho actores de diversas nacionalidades se mezcló entre la gente y convirtió al espectador en actor.       Con franca naturalidad, los intérpretes llamaron la atención de los peatones, esto al colocar algunas maletas en el suelo y realizar un camino para aquellos que circulaban en bicicleta.       Esa acción invitó a oficinistas, turistas nacionales y extranjeros a que rápidamente se acercaran y utilizaran sus teléfonos celulares para captar el momento a través de fotografías o videos.       Para sorpresa del público, tres integrantes del colectivo subieron a una columna, sin dañarla, desde la cual cada uno se lanzó para ser atrapado por otros compañeros suyos; esto provocó risas debido a que sus rostros esbozaban miedo.       A donde los actores se movían, eran seguidos por los espectadores; y uno de esos momentos fue cuando se dirigieron a un grupo de trabajadores que estaba colocando el piso en una parte de la explanada.       Desconcertados, los obreros interrumpieron sus labores al ver que los comediantes les ayudaban a doblar una valla de plástico, tras haberse colocado los cascos protectores y guardar algunas herramientas que empleaban para su encargo.       La gente con sus celulares y otros con sus cámaras profesionales siguieron a estos teatreros callejeros hasta el Eje Central Lázaro Cárdenas, para así continuar experimentando esa confusión sutil con la realidad cotidiana vivida en esta zona centro de la ciudad capital.