Tablada y su misterioso viaje a Japón

*Muestra rinde tributo al interés del poeta por la cultura nipona

*Muestra rinde tributo al interés del poeta por la cultura nipona

Por Salvador Álvarez

La exposición temporal Pasajero 21. El Japón de Tablada rinde tributo a ese viaje que el poeta y cronista mexicano José Juan Tablada (1871-1945) realizó al país oriental, destacó Michelle Flores, gestora de exposiciones del Museo de Bellas Artes.        Flores afirma que el oriundo de la Ciudad de México (1871) es enigmático e interesante, “un personaje que se contradice mucho: por ejemplo, es un artista moderno que ya está también entrando a la vanguardia; sin embargo, al mismo tiempo tiene posturas políticas muy conservadoras”.       “En el país del sol” fue el título con el que Tablada publicó sus crónicas en la Revista Moderna, siendo tales escritos una recopilación de experiencias desde las cuales detalla su viaje a Japón, a partir del mes de mayo del año de 1900 hasta febrero de 1901.       En entrevista con Notimex, la funcionaria mencionó que la tradición reconoce al poeta mexicano como quien introdujo el haiku a la lengua española. “De esa prosa, las crónicas igual aquí las tomamos como una prueba de este viaje que hace a detalle con las mismas”, añadió.       “Muchos hablan de que eso lo había podido haber leído en otras partes. Pero hay algunos fragmentos en los cuales se afirma que el Japón visto por él, ya no es ese Japón antiguo y bonito de su imaginario”, indicó.       De acuerdo con Flores, la muestra Pasajero 21 es la prueba del viaje que sí realizó Tablada.       “Nosotros manejamos en esta exposición que este viaje a Japón si se realizó y la prueba que nosotros tenemos es el registro de inmigrantes, esto cuando Tablada venía de regreso de Japón y entra en el puerto de San Francisco; y con el número 21, él está identificado como pasajero 21”, refirió.       El también diplomático mexicano, mencionó la gestora, importó este arte japonés incluso después del viaje porque él compraba, vendía y hacía reuniones donde los intelectuales del momento intercambiaban entre ellos las estampas japonesas; además él montó una exposición en Bellas Artes.       “Esto también responde a una tendencia en el arte occidental; los europeos también gustaban de este arte y el mismo Tablada se identifica a sí mismo como el que trae el japonismo a México, el cual influirá en el arte mexicano”, destacó.       El viaje de Tablada puede ser revivido en las salas del Museo del Palacio de Bellas Artes, esto a través de cuatro núcleos; entre libros, estampas y fotografías que fueron recabadas como pruebas para resolver el misterio sobre su estadía en el ya referido país asiático.