La rebeldía de pensar, libro de filosofía transparente

*El libro explica de manera clara qué es pensar, pero también enseña a hacerlo

Por Luis Galindo

El escritor y filósofo Óscar de la Borbolla descartó que su más reciente libro, La rebeldía de pensar, contenga una filosofía complicada, abstrusa y oscura, "sino todo lo contrario, es transparente".       En entrevista con Notimex, el autor de Las vocales malditas, Las esquinas del azar y Nada es para tanto, aseguró ser de la idea acerca de que la filosofía debe contener algún sentido; asegurando también que, gracias a su oficio de escritor, ha logrado transparentar los argumentos complicados para decirlos de una manera clara, amena y hasta simpática.       “Hay momentos en los que hago chascarrillos en el texto, y eso no le quita su rigor, pero sí lo hace mucho más amable”, comentó, al explicar que como lo dice el título de su libro, se trata de establecer en qué consiste pensar.       “Aunque todo el mundo nos dice: 'piensa antes de actuar', pensar no es otra cosa más que relacionar las cosas, relacionar los conceptos para resolver un problema”; aunque depende del problema a tratarse y de la preparación que se posea, "porque mientras más preparación, se tienen más elementos de juicio para traer a cuento", sostuvo.       De la Borbolla manifestó que el libro tiene una bella ilustración: un montón de borregos grises que están juntos, pero hay uno dirigiéndose en sentido contrario al grupo, y ese es el que piensa, mientras los otros repiten.       Relató que al final figura un capítulo titulado El pensar y la felicidad, "y normalmente se cree por una larguísima tradición, que el que piensa es infeliz. La gente dice: 'ya no pienses, ya olvídate', y muchos poetas y filósofos han creído que el pensar y la felicidad son excluyentes”.       Apuntó que tras haber realizado una investigación, descubrió a Salomón como el más antiguo de quienes en su momento aseveraron la idea expresada en el párrafo anterior de esta nota; tal reflexión ocurrió en el Libro del Eclesiastés, desde el cual se plantea que quien más piense y más ciencia acumule, más infeliz será, y “desde entonces se repite, hasta que mi abuela me lo dijo de niño”.