Falta plan de desarrollo urbano en San Miguel de Allende: Organizaciones

Gerardo Avendaño. Enviado.

Gerardo Avendaño. Enviado.

.

El Observatorio Ciudadano de los Sanmiguelenses A.C., reveló que en San Miguel de Allende existe un indiscriminado crecimiento inmobiliario que es tolerado por autoridades municipales.

“Nos preocupan las políticas públicas encaminadas a seguir haciendo crecer a San Miguel, de ser un pueblito cómodo con una calidad de vida excelente y actividades culturales, pasó a una ciudad naif donde la gente sólo viene a gastar su dinero.

“Vienen de vacaciones, no a construir una ciudad, no a trabajar aquí no a conocer a los vecinos, esto genera ciudades vacías, desarrollos vacíos”, declaró en entrevista con Notimex, la arquitecta Sara Ena Hernández miembro del observatorio.

Comentó que el desarrollo Capilla de Piedra, ubicado a unas cuadras del centro de la ciudad, fue un complejo inmobiliario que se construyó sin permisos de ningún tipo y que representa un impacto a los servicios públicos del municipio.

Ejemplificó con “el desarrollo Capilla de Piedra, que se impuso pese al reglamento, en una zona que era reserva forestal, una cañada que se le cambió el uso de suelo a densidad alta por el Ayuntamiento de hace dos administraciones, y otorgó permisos para 88 edificios de hasta seis niveles, cuando no puedes construir más de 8.5 metros”, explicó la arquitecta.

Comentó que la zona no está constituida para soportar ese tipo de construcciones, pues al ser una cañada las calles tienen demasiada inclinación lo que provoca que ni el transporte, ni los servicios de emergencia, como bomberos, puedan transitar.

“El drenaje para la descarga de aguas negras, que tiene esa parte de la ciudad y que atraviesa el centro, es insuficiente, y cubrir esa zona que era forestal con toneladas de metros cúbicos de concreto, cambia la capacidad de absorción de humedad del suelo”, apuntó.

Hernández señaló que si bien el turismo trajo crecimiento económico en San Miguel de Allende, ha sido a costa de la calidad de vida.

Rodrigo Treviño, miembro de la organización destacó que en el primer cuadro de la ciudad, debido a la cantidad de ruido que producen los bares y restaurantes, los vecinos han tenido que abandonar sus casas.

“Tenemos un problema de gentrificación, el centro se está despoblando, está entrando otro tipo de negocios, otro tipo de dinero”, compartió.

Respecto del desarrollo inmobiliario de Capilla de Piedra, aseguró que la asociación a la que pertenece se encuentra en una lucha por conocer quienes fueron los responsables de autorizarla, sin embargo, denunció que la obra y sus contratos son totalmente opacos.

“En la oficina de acceso a la información del Ayuntamiento nos negaron hasta actas de cabildo, las cuales por ley son públicas, nos fuimos al instituto estatal y ganamos el caso y dio la orden de que se nos presentaran o iban a imponer sanciones y el Ayuntamiento prefirió pagar las sanciones”, declaró.