Dron revela daños causados a selvas por actividad porcícola en Yucatán

Grandes extensiones de selvas afectadas por la descarga de aguas negras de granjas porcícolas fueron registradas en imágenes que captó un dron piloteado por activistas de la asociación Mercy For A...

Grandes extensiones de selvas afectadas por la descarga de aguas negras de granjas porcícolas fueron registradas en imágenes que captó un dron piloteado por activistas de la asociación Mercy For Animals, que las difundió para señalar el deterioro ambiental.

Las imágenes captadas y subidas al canal de YouTube “Mercy For Animal, Latinoamérica” dejan al descubierto que la actividad se ha extendido, pero sin cumplir las normas oficiales y contar con los sistemas necesarios para evitar daños ambientales.

Sin embargo, las quejas por la contaminación del subsuelo por la actividad porcíola de la entidad llevan casi tres décadas y lejos de atenderse, es un problema al que ninguna autoridad ha respondido de manera contundente, pues la crianza de cerdos da sustento a miles de familias en el estado.

Desde las llamadas mega-granjas hasta las pequeñas unidades de producción, a diario derraman cientos de miles de litros de aguas negras que van a dar a cenotes y aguadas y sitios a cielo abierto en la entidad, indicó a Notimex el arqueólogo y espeleobuzo, Sergio Grossjean Abimerih.

“Ya tienen un buen tiempo las quejas y denuncias antes las autoridades por ese problema. Desde los años 90. Pero no solo son esas enormes granjas, las pequeñas granjas también generan una gran contaminación y son miles”, explicó

Junto con Grossjean y su equipo que se dedica al rescate de cenotes contaminados, grupos activistas como Indignación, y Guardianes de los Cenotes de Homún “Ka´anan Ts´onot han documentado los daños que esa actividad genera a los redes de aguas subterráneas de la entidad.

También, existe un litigio entre pobladores de Homún y la empresa PAPO que instaló una granja de más de 45 mil cerdos en esa comunidad maya, en donde una buena parte vive de las visitas guiadas a sus cenotes.

El tema retomó relevancia de nuevo tras las imágenes captadas por Mercy For Animals a través de Mark Devries, piloto de drones certificado de ese organismo ambientalista, quien vino a Yucatán para obtener pruebas del daño ocasionado por las granjas de cerdos y pollos.

Un investigador encubierto mexicano condujo a Devries a través de pequeñas ciudades y caminos estrechos para poder documentar estas enormes granjas industriales que están apropiándose de la selva circundante. Devries declaró sentirse horrorizado por lo que vio.

El dron capturó imágenes de enormes instalaciones, entre ellas una granja de pollos con cerca de 100 edificios, cada uno con miles de aves confinadas. Las imágenes de las granjas de cerdos son quizás las más impactantes.

Grossjean expuso que el hecho corrobora y refuerza las denuncias de activistas y las propias comunidades mayas contra el daño que hacen granjas porcícolas desde hace varias décadas.

“Y eso no es lo único, también por muchos años hemos denunciado la presencia de enormes tiraderos de basura a cielo abierto que también generan una importante contaminación del subsuelo y ponen en riesgo la gran reserva de agua potable que tiene Yucatán, considerada una de las más grandes del mundo”, precisó.