HRW denuncia uso de la “fuerza excesiva” contra manifestantes en Rusia

La organización Human Right Watch (HRW) denunció hoy la detención de más de mil personas y el uso de la “fuerza excesiva” de la policía de Rusia contra los manifestantes, lo que representó u...

La organización Human Right Watch (HRW) denunció hoy la detención de más de mil personas y el uso de la “fuerza excesiva” de la policía de Rusia contra los manifestantes, lo que representó una prueba más de la preferencia de las autoridades rusas por la represión sobre los derechos.

Entre los detenidos figuran más de 80 niños y 14 periodistas que cubrían la protesta para exigir la inclusión de candidatos opositores en las elecciones al Parlamento de Moscú, previstas para el próximo 8 de septiembre.

La manifestación del sábado pasado se produjo una semana después de que otra movilización similar concluyó con más de mil 200 detenidos y más de 70 heridos por la contundente represión policial.

“El gobierno ruso afirma que los manifestantes están alterando la vida de la ciudad, pero según lo que vimos el 3 de agosto y el 27 de julio, no son los activistas sino la policía los que están interrumpiendo la vida normal", dijo Hugh Williamson , director de HRW para Europa y Asia Central.

La policía ha convertido el centro de Moscú en una zona de operaciones especiales, atacando y golpeando a las personas por caminar pacíficamente por las calles, enfatizó Williamson en un comunicado difundido en la página web de HRW.

Según la organización, la policía usó porras contra los manifestantes que no representaban una amenaza y al menos 18 personas fueron hospitalizadas con heridas que incluyeron abrasiones, fracturas y, al menos en un caso, traumatismo craneal.

Numerosos videos publicados muestran como la policía y personal de la Guardia Nacional golpean a personas con porras, incluidos los que yacen en el suelo, antes de arrastrarlos y llevarlos a vehículos oficiales.

Cientos de detenidos pasaron horas en autobuses policiales en 51 estaciones de policía en Moscú, sin poder reunirse con sus abogados, según la organización no gubernamental OVD-Info, que monitorea las acciones de la policía y documenta las detenciones y brinda asistencia legal a los detenidos.

“El gobierno ruso está intensificando la represión en un aparente intento de silenciar a sus críticos", dijo Williamson. "En lugar de garantizar unas elecciones libres y justas, las autoridades están tomando medidas enérgicas contra las personas que legítimamente las demandan”, agregó.

El sábado pasado, el centro de Moscú fue escenario de enfrentamientos entre la policía y manifestantes que reclamaban a la autoridad electoral federal, la libre inscripción de candidatos de la oposición de cara a las elecciones a la Asamblea Legislativa de Moscú.

El registro de unos 60 candidatos opositores, que pretendían participar en las elecciones al Parlamento de Moscú, fue rechazado por las autoridades electorales, que argumentaron fallas en la recolección de firmas necesarias para postularse.