"La trágica historia de Hamlet" al teatro

*La obra se presentará del 22 de agosto al 22 de septiembre

*La obra se presentará del 22 de agosto al 22 de septiembre

Por Jorge Rivas Navarro

La primera de dos entregas de La trágica historia de Hamlet, príncipe de Dinamarca, una coproducción de la Coordinación Nacional de Teatro y la Compañía Nacional de Teatro, se presentará a partir del próximo 22 de agosto.

En rueda de prensa, el director de la obra, José Caballero, informó que ya que se trata de la versión larga, con duración de más de cinco horas, decidió dividirla en dos partes; la primera se presentará en breve en el Teatro Julio Castillo, con la actuación de Julieta Egurrola como Hamlet.

Agregó que el segundo montaje está previsto para el próximo año, aunque no tiene una fecha definida y contará con el mismo elenco, cuya protagonista es la mujer más sabia que conoce, y que fue elegida por sus cualidades histriónicas, dejando de lado la generación a la que pertenecen o su género.

Caballero señaló que “la gracia de Hamlet, clásico de William Shakespeare, consiste en entender, así como Segismundo, que toda la vida es sueño y solo la conciencia sobrevive más allá de las palabras”.

Relató que la venganza, la traición y el odio son algunas pasiones humanas que se desatan en La trágica historia de Hamlet, príncipe de Dinamarca, donde asesinan al padre del protagonista, quien sospecha que el homicida es el nuevo rey: su tío Claudio, quien se casa de manera apresurada con su madre Gertrudis.

El director de esta puesta en escena comentó que “entre todos los rasgos de carácter de Hamlet, hay uno que le atrae poderosamente por su afinidad: la admiración que tiene por el teatro y la creencia de que es un medio para reconocer la verdad y darle cuerpo”.

Subrayó que Hamlet parece ajeno al mundo que lo rodea, pero todo cambia cuando la sombra de su padre muerto lo impulsa a la acción: “elige actuar en el sentido teatral y encarnar diversos personajes en la corte para escenificar la muerte de su padre frente al autor material e intelectual del asesinato para desenmascararlo”.

Es así como Hamlet escribe y dirige su propia historia y Shakespeare aprovecha el personaje para mencionar brevemente su poética sobre el arte de la actuación, no muy distinta a la de Stanislavski, y que consiste en servir a la naturaleza.

“Hamlet es una obra sobre el sentido de la existencia, y su trasfondo ético y moral hace que no sólo se vea una de las obras más grandes del teatro universal, sino también un ensayo sobre la libertad individual frente a los poderes que rigen nuestro mundo, y por eso no pierde valor con el paso del tiempo”, concluyó.