México debe exigir a EUA frenar discurso de odio: diputadas

Por Elizabeth Rodríguez Mora

Por Elizabeth Rodríguez Mora

Las diputadas federales Dolores Padierna Luna y Saraí Núñez Cerón llamaron al gobierno mexicano a exigir al de Estados Unidos frenar el discurso de odio hacia los grupos de migrantes, mexicanos y latinos, para evitar atentados como el del sábado en Texas.

En rueda de prensa, Luna Padierna, vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, consideró necesario que en la Unión Americana se modifique la legislación para evitar el acceso fácil a las armas de fuego y, sobre todo, acabar con el discurso de odio contra migrantes y mexicanos.

La legisladora por Morena expuso que en ese país comprar armas de alto poder “es tan fácil como comprar un dulce, y si a ello se le agrega el discurso racista, homofóbico, xenofóbico, antimexicano y antilatino del presidente Donald Trump, pues entonces se generan este tipo de matanzas”.

Indicó que incluso quien cometió la masacre ha confesado que no quiere a mexicanos transitando por Texas, lo que definió como el resultado del discurso de odio de Trump, que han adoptado varios grupos de estadunidenses.

En la opinión de Padierna Luna, la propuesta del canciller Marcelo Ebrard y del presidente Andrés Manuel López Obrador de analizar si hay condiciones para acusar directamente al gobierno estadunidense de los hechos “es una decisión firme, fuerte, dura, pero necesaria ante la gravedad de los mismos".

Por su parte, en su cuenta en Twitter, Núñez Cerón, secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores del órgano legislativo, instó al gobierno federal a actuar con firmeza ante ataques como los de Texas y Ohio donde, dijo, "el odio se transformó en desgracia".

“Se debe exigir que pare ya este discurso de odio y divisionismo que hoy se refleja en la muerte de connacionales, no bastan las condolencias, se debe restituir plenamente el recurso que fue quitado a la red consular mexicana”.

La legisladora panista también propuso que se integre una comisión con representantes de las secretarías de Relaciones Exteriores, Gobernación y la Defensa Nacional, así como de la Fiscalía General de la República y del Congreso de la Unión, que con sus contrapartes estadunidenses estudie una vía para el control de armas en el vecino país.

La Comisión de Asuntos Migratorios en la Cámara de Diputados también repudió el ataque en Texas "por tratarse de actos motivados por el racismo y la xenofobia", así como los ocurridos en Ohio e Illinois, y urgió a que en Estados Unidos se apliquen mecanismos para controlar la venta de armas.