Grupo transportista de CDMX rechaza pago con tarjeta por temor a quiebra

Por Erick Galicia Lozano

Por Erick Galicia Lozano

Integrantes de la Fuerza Amplia de Transportistas manifestaron su oposición a convertirse en empresas y a utilizar la “Tarjeta Ciudad” como forma de cobro, en tanto no se garantice que esas acciones no representen un riesgo que los lleve a la quiebra.

En conferencia de prensa, el líder de la agrupación Nuevo Milenio, Nicolás Vázquez Figueroa, criticó que funcionarios de gobierno, con el fin de ganarse la simpatía ciudadana, anuncian, promueven y ejecutan programas de transporte “que se inventan o retoman de otros países”.

Aseveró que al momento de ponerlos en práctica, esos sistemas no se ajustan a los estándares de donde los copiaron, ni mucho menos en el caso de las tarifas que se cobran allá donde sí funcionan.

Como ejemplo se refirió a la propuesta de que los transportistas que operan en diferentes rutas de la Ciudad de México se constituyan en una empresa y se sumen al uso de la “Tarjeta Ciudad” para cobrar el pasaje, lo que a su juicio significa un factor que ha llevado a la quiebra al sistema Metrobús.

Vázquez criticó que se establezca como requisito para pasar la revista vehicular, este año la Secretaría de Movilidad (Semovi) quiera imponer la colocación, en cada una de las unidades, un sistema de posicionamiento global o GPS, además de barras contadoras de pasajeros.

Es decir, opinó, el gobierno pretende ahorrarse estudios de factibilidad y encuestas origen-destino, con la intención de obtener datos de dónde se encuentran las rutas con los mejore flujos de pasajeros para que sean los nuevos corredores “y obligarnos a convertirnos en empresas”.

Además, quieren obligarnos a formar parte del sistema de prepago con la “Tarjeta Ciudad”, cuyos recursos son administrados exclusivamente por un órgano del Gobierno de la Ciudad de México, y se entrega a los concesionarios apenas una parte inequitativa por el trabajo que realizamos, acusó.

Este pago no sólo resulta injusto, sino que en la práctica genera problemas económicos que ha llevado a muchas empresas a operar con números rojos y en riesgo de quiebra.

Aseguró que eso último lo comprobaron en una reunión que tuvieron recientemente, en la que Roberto Capuano, director general del Órgano Público Descentralizado del gobierno de la Ciudad Metrobus, dijo que el fideicomiso del sistema está en quiebra.

Por ello, advirtió, el gobierno capitalino ha tenido que inyectarle subsidios hasta por más de mil 300 millones de pesos, porque los costos de operación van subiendo y por lo tanto se tienen que invertir más recursos.

Ese es el principal motivo por el que hemos dicho "no, en este momento", hasta que se transparente esa situación, en la que los fideicomisos se han convertido en “barriles sin fondo”, afectando a los concesionarios del transporte colectivo, puntualizó.

Uno de los proyectos de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, es que el transporte público de la capital pueda funcionar como un Sistema de Movilidad Integrada, con una sola tarjeta universal de pago, para 2020. Este incluiría además del Metro y Metrobús, a la Red de Transporte de Pasajeros (RTP), al Cablebús y a las unidades concesionadas.