Enrique Guzmán le pone sabor a “Sugar”

*El cantante es el traductor de la puesta en escena que regresa a la cartelera

*El cantante es el traductor de la puesta en escena que regresa a la cartelera

Por Verónica Pérez Raigosa

Hace más de cuatro décadas Enrique Guzmán sorprendía en la escena teatral al producir y actuar el musical Sugar, ahora con la experiencia que le dan los años vuelve a esa misma producción para refrescar el guion y ayudar con las escenas a la nueva generación de actores que la protagonizará.

“Esa obra la traduje y la produje yo, entonces es mi libreto el que van a utilizar ahora para este nuevo montaje que planean varios productores”, explicó el actor en entrevista con Notimex.

Destacó que los productores le pidieron que los apoyara actualizando el argumento, ya que él lo conocía perfectamente; sin embargo, aún no ha comenzado a trabajar en él por su apretada agenda de trabajo.

Comentó será en esta semana cuando sostenga un encuentro con los productores Alejandro Gou, Tina Galindo, Claudio Carrera y Federico González Compeán, quienes le harán saber qué buscan para esta pieza que será protagonizada por Cassandra Sánchez Navarro.

Emocionado como si fuera la primera vez, el histrión reconoce que por un momento le entró la cosquillita de querer actuar en el montaje y hacer el personaje del millonario, pero no será posible porque falta de tiempo.

“Me hubiera encantado estar de nuevo en el escenario en esta obra, porque es muy significativa para mí, ya que fue el primer intento que hice en comedia musical”, señaló el padre de Alejandra Guzmán.

Entre risas recordó que en 1975 fue un éxito el montaje protagonizado por Sylvia Pasquel, Héctor Bonilla, Guillermo Rivas y él. “Estoy orgulloso de todo lo que pasó en aquella ocasión. Sí me gustaría trabajar en él, pero será en otra ocasión”.

Respecto a los protagonistas que para esta ocasión son Cassandra Sánchez Navarro, Arath de la Torre y Ariel Miramontes, el intérprete de Payasito comentó que no tiene idea qué puedan aportar aún, pero confía en la elección.

Comentó que tiene inquietud por ver a Cassandra en acción, pues al igual que él este montaje tiene una gran relevancia sentimental, al ser nieta de Manolo Fábregas, quien también produjo la obra de 1975.

El cantante recuerda que en aquel entonces las entradas valían 40 pesos, “yo tiré la casa por la venta, cuando me venían a cobrar el de la madera o pintura me escondía porque ya no tenía con qué pagar y me urgía estrenar para empezar a ganar y solventar la deuda que pagué en su totalidad”, mencionó.

“Todo fue un éxito que hasta el día de hoy disfruto e incluso me llena de emoción que cada que hablan de Sugar se remiten a mí, porque ese tema lo conozco muy bien”, dice el también actor de origen venezolano.

Con más de seis décadas de carrera, Guzmán recuerda a la perfección aquella ocasión en que tomó su máquina mecánica para hacer este trabajo basado en Some like it hot y el cual montaron en el teatro de Los Insurgentes.

“Hice toda la traducción y escribí todas las letras”, señaló el actor, al agregar que Sergio Corona, Guillermo Rivas y otros amigos también lo apoyaron con dinero para cumplir este sueño llamado Sugar.

Aunque siempre le han gustado los riesgos, dijo que el musical superó sus expectativas, “yo tenía un espejo de cuerpo completo en el cual en cada función llena ponía una cruz y logre llenarlo en dos años y medio, porque ofrecíamos función diario”.

“Mi nombre es garantía para algunos empresarios”, concluyó el actor, cuya carrera en el cine también destaca con los títulos No se mande, profe, La guerra de las monjas, El amor y esas cosas, entre otras.