Chavela Vargas no se olvida

* A siete años de su muerte, la intérprete es recordada con el disco 100th Birthday Celebration

* A siete años de su muerte, la intérprete es recordada con el disco 100th Birthday Celebration

A siete años de la muerte de la cantante Chavela Vargas, quien inmortalizó con su interpretación temas como Macorina y La Llorona, su legado tanto en la canción mexicana como de su mística y controvertida personalidad, se mantiene intacto.

La intérprete fue recientemente homenajeada con el álbum 100th Birthday Celebration, un compilado de dos discos con 40 de sus éxitos.

Por otra parte, del 18 al 20 de octubre se llevará a cabo el Festival Internacional Chavela Vargas, en el Pueblo Mágico de Tepoztlán, Morelos.

Tania Libertad, Javier Bátiz, el colectivo Voces de Corralejo y Los Macorinos recordarán a “La chamana”, a quien también se le rendirá homenaje con conferencias, obras de teatro, exposiciones, libros y callejoneadas.

María Isabel Anita Carmen de Jesús Vargas Lizano, su nombre completo, nació en San Joaquín de Flores, Costa Rica, el 17 de abril de 1919. Fue hija de Francisco Vargas y Herminia Lizano.

Corría el año 1936 cuando decidió abandonar Costa Rica, y llegó a México, país del que posteriormente adoptó la nacionalidad y donde en, la década de los 50, comenzó su carrera en el medio artístico de la mano de su amigo José Alfredo Jiménez.

Su rebeldía fue siempre notoria y se adueñó de la música ranchera, género que en su época era considerado para hombres. Si bien, se presentó maquillada, con cabello suelto y tacones, no consiguió éxito.

Tras tropezar con dicha vestimenta y no lograr sentirse cómoda, la intérprete vistió como hombre y fue así que la voltearon a ver.

En un mundo machista, ella fumaba tabaco y bebía mucho. Llevaba consigo una pistola y se hizo parte de ella, un tradicional poncho rojo. Nunca habló de su sexualidad hasta el 2000, cuando se declaró lesbiana.

En 1961 lanzó su primer álbum Noche Bohemia y desde entonces grabó más de 80 discos. Luego de una crisis de alcoholismo, volvió a la escena en 1991, muchos la creían muerta pero reapareció en un bar de Coyoacán.

Chavela Vargas compartió su vida y experiencia con grandes personalidades de México como Frida Kahlo y su esposo Diego Rivera, Dolores Olmedo y Agustín Lara, por citar algunos nombres.

Entre los reconocimientos concedidos, destacan el título como Representante de la Música Mexicana en 1965, así como la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica (2000) y el Latin Grammy por su trayectoria (2007).

Para 2006, al celebrar 50 años de carrera artística, decidió dejar los escenarios. Se despidió en medio de un homenaje en el Teatro de la Ciudad, acompañada de Eugenia León y Lila Downs.

Durante 2009, y con motivo de su 90 aniversario, el Gobierno de la Ciudad de México le rindió un homenaje nombrándola Ciudadana Distinguida. En este evento se registró la asistencia de numerosas personalidades del ámbito cultural, artístico y periodístico como Joaquín Sabina, Pedro Almodóvar y Carlos Monsiváis.

Ese mismo año, en coautoría con María Cortina, presentó el libro "Las verdades de Chavela", en el que se narran los acontecimientos más importantes de su vida a manera de entrevista.

En 2010, la cantante presentó su disco “¡Por mi culpa!”, en el que se incluyen duetos con Joaquín Sabina, La Negra Chagra, Eugenia León, Lila Downs y Mario Ávila. Posteriormente se presentó junto con La Negra Chagra, en el Zócalo de la Ciudad de México.

El 17 de abril de 2012 presentó La Luna grande, un disco-libro en honor al poeta Federico García Lorca. El Palacio de Bellas Artes fue sede del evento.

Falleció en México el 5 de agosto de 2012, a los 93 años, luego de permanecer hospitalizada debido a afecciones cardiacas, pulmonares y renales. Dos días después se le rindió un homenaje de cuerpo presente en el Palacio de Bellas Artes. Desde entonces, artistas la recuerdan cada año con numerosos homenajes.