Había diez internos con virus del VIH en cárceles de Tabasco hasta 2018

Al cierre del 2018, el número de personas en centros de internamiento con VIH era de una decena en Tabasco, desconociéndose si la cifra aumentó y si se les ha dado seguimiento tras la detección ...

Al cierre del 2018, el número de personas en centros de internamiento con VIH era de una decena en Tabasco, desconociéndose si la cifra aumentó y si se les ha dado seguimiento tras la detección hecha mediante pruebas rápidas, señaló la asociación Grupo en Movimiento.

Desde que a través del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH Sida (Censida) se dejó de otorgar subsidios a este tipo de grupos que actuaban con coadyuvantes en la erradicación y control de la enfermedad, el programa de detección gratuita está frenado.

El titular de Grupo en Movimiento, Carlos Sánchez Sánchez, expuso que desde hace más de 25 años se inició la lucha por la atención a los enfermos de VIH y los pacientes tomaban hasta 45 pastillas al día, lo cual generaba el abandono del tratamiento y aumentó el número de muertes.

Mencionó, en entrevista, que desde la creación del Censida comenzaron a trabajar en los reclusorios de jurisdicción estatal y se realizaban hasta dos mil 500 pruebas rápidas dentro de los penales cada año y en el caso de los que daban positivo, se buscaba la manera de atenderlos.

En este sentido, comentó que sus familiares los inscribieron en el Seguro Popular para recibir el tratamiento y ahora por ley debe ser la Secretaría de Salud la dependencia que debe hacerse cargo de ellos.

Incluso, realizaban pruebas tanto en el reclusorio femenil como en el Tutelar de Menores, con base en un convenio de colaboración con las autoridades.

De igual forma, expuso que las detecciones gratuitas a población abierta en las plazas públicas también debieron cancelarse, las cuales tenían un 99.9 por ciento de certeza y, si daba positivo, se efectuaba otra de marca distinta para corroborar.

Dijo que ahora, cuando se detecta un nuevo caso positivo, lo recomendable es aplicar una prueba de genotipo para saber si quien hizo el contagio ya tomaba medicamentos a fin de evitar la resistencia del virus, aunque se trata de una prueba con un costo de unos 10 mil pesos.