Periodistas documentan que el aborto legal en Yucatán aún es un mito

Por Tomás Antonio Martín. Corresponsal

Por Tomás Antonio Martín. Corresponsal

En Yucatán aún se obstaculiza el acceso al aborto legal en los casos de excepción que considera la ley, pues se han documentado casos de mujeres que han sido encarceladas por abortos espontáneos y doctores que se niegan a interrumpir embarazos producto de una violación.

La periodista Katia Rejón Márquez indicó, en entrevista para Notimex, que a principios de este año, junto con su compañera también periodista, Lilia Balam Magaña, decidieron realizar un trabajo sobre el tema de la maternidad forzada en esta entidad.

El trabajo, que vio la luz bajo el nombre de “Maternidad Forzada, el mito del aborto legal en Yucatán”, las llevó a encontrar casos que van más allá de la maternidad forzada, e incluso de mujeres que han sido objeto de castigos penales por haber abortado, aun cuando se trató de un aborto no inducido.

El caso más emblemático es el de Evelia, una mujer maya originaria del municipio de Tixméhuac, que en 2009 fue acusada de homicidio en razón de parentesco a raíz de un aborto espontáneo, con una condena de 12 años y seis meses de prisión, y el pago de una multa de 154 mil pesos.

No sabía que estaba embarazada y el 18 de julio del 2009, en su casa de Tixméhuac, se desmayó en tres ocasiones, según narra la entrevista hecha por Lilia desde el penal donde estaba recluida cumpliendo su condena.

Cuando retomó la conciencia, su mamá le contó que se cayó boca abajo y “salió un bebé”, por lo que solicitaron al amigo de uno de sus hermanos que las trasladara al Hospital Comunitario de Peto con todo y el producto.

Del Hospital fue al Ministerio Público y de ahí al Centro de Reinserción Social de Tekax, porque fue denunciada por el personal del Hospital por haber abortado, y al ser maya hablante nunca tuvo un traductor en su juicio.

De acuerdo con Katia, hay un informe llamado “Maternidad o castigo”, del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), el cual establece que muchos casos como el de Evelia, ocurren debido a las leyes que protegen la vida desde la concepción.

Eso fomenta la desinformación y prejuicios que permean del personal de los servicios de salud pública, así como las acciones de policías, ministerios públicos y jueces. Además, aún se estigmatiza a las mujeres y se imponen castigos “ejemplares” para quienes abortan, generando temor y desinformación entre las mismas.

Pero la ley es clara y en los casos de violación, riesgo para la vida y pobreza, el aborto está despenalizado y se debe de apoyar a la mujer.

Ese desconocimiento de las normas obstaculiza el acceso de las mujeres al derecho de abortar si fue violada, si su vida o la del producto corren peligro, o si vive en condiciones de pobreza, precisó la entrevistada.

El reportaje Karla y Lilia también documenta el caso de Marta, una yucateca que, a los 31 años, un hombre de su misma comunidad la violó, en el municipio de Temozón.

La mujer, quien había sido diagnosticada con epilepsia y esquizofrenia, intentó suicidarse dos veces cuando supo que estaba embarazada.

Con seis semanas y media de gestación acudió al Hospital O’Horán de esta ciudad para realizarse un aborto legal, pero le dijeron que sólo podían hacerlo si un juez lo autorizaba.

Es decir, le negaron el servicio pese a que la Norma Oficial Mexicana (NOM) 046 indica que el personal médico tiene la obligación de interrumpir el embarazo en víctimas de violación que así lo deseen.

Apoyada por organismos civiles, y la abogada Amelia Ojeda Sosa, y con fundamento en el Co´digo Penal estatal, en la Ley General de Vi´ctimas y en el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Prestacio´n de Servicios de Atencio´n Me´dica, finalmente la Secretaría de Salud realizó el procedimiento a principios de julio de 2015.

Hoy ya no es necesario que un juez de una orden para que la mujer reciba ese procedimiento sin ser penalizada, pero para Katia, las cosas no han cambiado mucho, y sigue prevaleciendo el prejuicio, la desinformación o las opiniones personales sobre el derecho al aborto legal en esta entidad.