Proponen declarar Día Nacional del Trabajo Social el 21 de agosto

Por Elizabeth Rodríguez

Por Elizabeth Rodríguez

El presidente del Senado, Martí Batres Guadarrama, sostuvo que los años del neoliberalismo afectaron el trabajo social, porque los valores sociales fueron desplazados en muchos casos por principios mercantilistas.

Al recibir en la Mesa Directiva a la Red de Instituciones de Educación Superior en Trabajo Social, la cual le solicitó declarar el 21 de Agosto como Día Nacional del Trabajo Social, expuso que estos tiempos son importantes para esa profesión, ya que el horizonte es reconstruir un Estado de bienestar social que emule experiencias exitosas de otros lugares del mundo.

El senador de Morena indicó que el trabajo social realiza los diagnósticos y estudios de los temas torales para México, como los derechos sociales, los jóvenes, las personas adultas mayores, con discapacidad, entre otros grupos en situación de vulnerabilidad.

Batres Guadarrama informó que el miércoles, en la sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, presentará una iniciativa para declarar cada 21 de agosto como Día Nacional del Trabajo Social, una profesión importante para atender problemas relacionados con la pobreza, la desigualdad y la fragmentación del tejido social.

“Veo la propuesta que se hace y la hago mía inmediatamente, para presentarla en próxima sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, a fin que se turne lo antes posible a las comisiones correspondientes y se pueda dictaminar lo más rápido”, expresó.

A su vez la titular de la Red, Leticia Cano, que también es directora de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la Universidad Nacional Autónoma de México  (UNAM), dijo que desde hace más de 50 años los trabajadores sociales son profesionales en contacto permanente con problemáticas complejas de nuestro país.

Explicó que quienes se dedican a esta profesión intervienen en el desarrollo comunitario con visión de perspectiva de género, intercultural, derechos humanos e inclusión.

“El trabajo que hemos desarrollado a lo largo de estas décadas se vincula a estos grupos que han vivido históricamente en alta y muy alta vulnerabilidad. Nos referimos a mujeres, jóvenes, personas con discapacidad, adultos mayores, niñas, niños y adolescentes, que aún vive en pobreza y pobreza extrema”, concluyó.