FMI pronostica caída en el PIB de Argentina con repunte en 2020

El Fondo Monetario Internacional prevé que Argentina mostrará una caída de 1.3 por ciento en su  Producto Interno Bruto (PIB) para este año, aunque espera una recuperación del 1.1 por ciento par...

El Fondo Monetario Internacional prevé que Argentina mostrará una caída de 1.3 por ciento en su  Producto Interno Bruto (PIB) para este año, aunque espera una recuperación del 1.1 por ciento para el 2020.

Al actualizar sus proyecciones, el FMI estimó condiciones desfavorables para la nación sudamericana, en las que destaca un cierre de 2019 con inflación en 40 por ciento, por encima del 30.5 por ciento que el organismo calculaba el trimestre pasado.

En su cuarta revisión de la economía argentina, en el marco de su programa de rescate, el FMI detectó focos como volatilidad financiera en los meses electorales, la persistencia de la inflación, menores plazos de renovación de deudas y la contracción del crecimiento para el año próximo.

El documento elogia, sin embargo, la política monetaria del Banco Central para contener el tipo de cambio y la disciplina fiscal que mantiene el Ministerio de Hacienda, además plantea que la aplicación del programa económico es exitoso aunque los riesgos aún son "elevados".

También destaca la estabilidad cambiaria que registra el mercado local desde que se cambió la política monetaria, lo cual fortaleció la capacidad de intervención al Banco Central, junto con mayor ingreso estacional de dólares por el sector agroexportador, la definición de las fórmulas presidenciales y las altas tasas de interés.

El organismo internacional advierte que hay riesgos elevados por el impacto de la campaña electoral sobre los mercados financieros, mientras que en las recientes renovaciones de deudas oficiales se estrecharon los plazos para los títulos en pesos y dólares o mayores tasas de interés para aquellos que tienen vencimientos a partir de 2020.

El FMI agrega que la previsión para este año refleja la débil recuperación (especialmente en el consumo interno y las importaciones) en el primer trimestre y las menores expectativas de crecimiento en los socios comerciales de la región, como Brasil.

"Con la inflación persistente, las tasas de interés reales deberán permanecer altas por más tiempo, afectando la demanda interna y las importaciones", añadió el documento, y detalla que la deuda de mediano plazo representará 60 por ciento del Producto Interno Bruto para el 2024.

La recesión actual es una carga pesada para el ingreso y la recaudación por impuestos al consumo, y la recuperación del ingreso por impuestos a las exportaciones todavía es muy débil, añadió el informe, según reportes de la prensa local de Argentina.

Se espera que el consumo se recupere 0.8 por ciento, luego de una baja del 4.4 esperada para este año, mientras que se calcula una inflación del 40.2 por ciento para 2019 y una baja al 32.1 por ciento en 2020.