Se cumplen 50 años de la guerra del futbol entre Honduras y El Salvador

Se cumplen 50 años de la Guerra del Futbol entre Honduras y El Salvador que inició con la expulsión de salvadoreños que habían emigrado a territorio hondureño, en coincidencia con la fase de cla...

Se cumplen 50 años de la Guerra del Futbol entre Honduras y El Salvador que inició con la expulsión de salvadoreños que habían emigrado a territorio hondureño, en coincidencia con la fase de clasificación de las selecciones de los dos países para el Mundial de Futbol México 70.

Esa fue la razón aparente que exacerbó el animo de los pobladores de los dos países cuando sus equipos se enfrentaron por primera vez en territorio hondureño en la fase clasificatoria y en la que perdieron los salvadoreños por 1-0 en el duelo que se realizó en el Estadio Nacional de Tegucigalpa el 8 de junio de 1969.

Empero, no fue la única causa, explica el historiador Carlos Pineda, quien encuentra en la prensa de ambos países un papel destacado para que se abrieran las hostilidades.

"Los medios de prensa colocaron a la opinión pública de los dos países detrás de sus gobiernos y de sus fuerzas militares”, asegura en entrevista con El Diario de Hoy.

En Honduras hubo una campaña "espantosa, terrible, se culpaba a los salvadoreños de todos los males de Honduras y los calificaba de invasores, de quintacolumnistas, de corruptores de los hondureños, decían que los salvadoreños eran delincuentes, ladrones, prostitutas….”, recuerda.

Y en El Salvador tras varias semanas de deportaciones de connacionales desde suelo hondureño, se carecía de acción gubernamental, hasta que la prensa dio voz a los expulsados.

“La prensa fue la que verdaderamente aglutinó a toda esta gente, primero en una cruzada humanitaria y luego fue la cruzada por la Dignidad Nacional, fueron asociaciones de todo tipo gremiales, de canillitas, vendedores de periódicos, vendedoras de los mercados, de universidades..” recuerda Pérez Pineda.

Tras la derrota deportiva salvadoreña en Tegucigalpa, el segundo juego se celebró el 15 de junio en El Salvador y en esa ocasión la selección local ganó a su par hondureña por 3 a 0 en el estadio de la Flor Blanca, en la actualidad Mágico González, en la capital del país.

El desempate se realizó el 27 de junio en México, en el Estadio Azteca, con triunfo de El Salvador 3-2, tras ello se incrementó el malestar entre los políticos y la población de las dos naciones.

El Salvador rompió relaciones diplomáticas con Honduras presuntamente a causa de las expulsiones un día antes del partido entre las dos selecciones en territorio mexicano.

Durante el gobierno del entonces presidente de El Salvador, Fidel Sánchez Hernández (1967-1972), miles de salvadoreños emigraron a Honduras en busca de mejor vida debido a la sobrepoblación y a los terratenientes en su país, pero el gobierno hondureño inició en 1969 las expulsiones de esos inmigrantes.

El 14 de julio de 1969 comenzó la guerra entre los dos países cuando el ejército salvadoreño ingresó a territorio de Honduras y tomó la base fronteriza de Ocotepeque. Su fuerza aérea intento bombardear las centrales aéreas de La Mesa y de Tocontín, mientras Honduras respondió con bombardeos a territorio salvadoreño.

El periodista polaco Ryszard Kapuscinski viajó a Centroamérica para cubrir el conflicto armado entre los dos países, que fue del 14 al 18 de julio de 1969, al que denominó la Guerra del Futbol, y que dio titulo a uno de sus libros que incluye el gran reportaje de esa contienda.

El saldo de la Guerra de las 100 horas como la denominó Honduras o de Legítima Defensa como la nombró El Salvador fue entre dos mil y cinco muertos, mientras cientos más resultaron damnificados y entre 60 mil y 130 mil salvadoreños fueron deportados de Honduras.

La Organización de Estados Americanos (OEA) negoció un armisticio días después del conflicto armado en el que las parte acordaron que los militares salvadoreños salieran de Honduras y este último país se comprometió a dejar de perseguir a los salvadoreños.

Honduras y El Salvador firmaron el 30 de octubre de 1980 el Tratado General de Paz en Lima, Perú, el cual estipulaba que el conflicto se resolvería en la Corte Internacional de Justicia.