> Glass Mind rock progresivo con panorama clásico

Glass Mind rock progresivo con panorama clásico

Los hermanos Berthier logran vivir de la música en la que nadie creía

Los hermanos Berthier logran vivir de la música en la que nadie creía

Por Aura Fuentes

Los guitarristas Pablo y Benjamín Berthier, integrantes del grupo Glass Mind, consideran que México es potencia en el rock progresivo, pero falta que las personas valoren a las bandas locales, a las que a veces menosprecian mientras que a las extranjeras las ponen en un pedestal.

“Algunas de las mejores bandas del mundo están aquí, compitiendo con las ligas mayores, entonces falta que la gente se dé cuenta de eso, porque luego quizá te ven en un escenario, en un bar o algo así y no lo logran apreciar”, lamentan.

Los hermanos recibieron a Notimex en su estudio, diseñado por Pablo, quien estudió la carrera de Arquitectura y posteriormente Ingeniería en audio; mientras que Benjamín intentó ingresar a Guitarra en jazz en la Escuela Superior de Música, pero por azares del destino no hubo lugar e ingresó a Música clásica.

“Sin darme cuenta creo que todo ese panorama clásico me ayudó mucho a que fuera una referencia más para alimentar esa música de metal, luego me metí a la academia de Música Fermata y ahí tuve acercamientos a otros géneros como funk y jazz, que a su vez alimentaron el género”, detalla el hermano menor.

Pablo considera que aunque no existen los suficientes foros para el rock progresivo en el país, sí hay el público suficiente y aclaró que no se trata de cualquier público. Para una banda extranjera de este género, indica, quienes en su país también enfrentan las mismas batallas para llegar a su objetivo, México es de los lugares más importantes para visitar.

“Pero también que la gente se dé oportunidad de escuchar a las bandas mexicanas, sin ese prejuicio de: ‘son mexicanos, entonces no está chido’, eso de entrada creo que se ha ido quitando, pero debe darse ese punto de inflexión” -- señala Benjamín.

Pablo, de 35 años, interrumpe a su hermano menor, de 29 años, para añadir que se trata de un cambio del chip mental, porque considera que México es potencia en rock progresivo y entre las bandas que sobresalen Benjamín cita a Parazit y Obesity.

“Desde que iniciamos nuestra carrera notamos que han mejorado mucho las cosas, afortunadamente todo lo que se invierte en esta banda se sustenta de nuestro propio trabajo, entonces se nos hace increíble lo que hemos logrado haciendo música de la que aparentemente no se puede hacer nada”, enfatizó.

Cuarteto musical con ritmos latinos

Pablo Berthier explicó que son un cuarteto instrumental, es decir, que no cuentan con líricas en su música, por lo que también deben esforzarse para captar la atención de quien los están escuchando, pero siempre parten de un concepto previamente establecido para que todo esté hilado con la música.

Benjamín opinó que también rompen barreras con el Internet y calificó como positivo el que actualmente no toda la música es comercial, "ahora eso se rompió y la gente lo está entendiendo".

Aunque Pablo dice desconocer si es algo que se esté haciendo conscientemente, resalta el hecho de que las personas tengan la libertad de escoger lo que quieran escuchar y no lo que alguien les está poniendo cambia el paradigma, lo cual apenas es el inicio y dentro de una década será totalmente diferente.

“Siempre nos gustó el progresivo desde pequeños y se dio de una manera muy natural cuando empezamos a crear música”, indicó Pablo sobre sus orígenes, a lo que Benjamín agregó que el origen de la banda fue en 2005, a raíz de un concurso donde conocieron al bajista Michel Villamor y al baterista Edgar Garduño.

A diferencia del género metal, comentaron que el progresivo tiene un carácter ecléctico, en donde la base es el metal, apoyado de otros géneros que le brindan frescura como jazz o bossa nova, música latina o ritmos de otras partes del mundo.

Japoneses con traje también “cabecean”

Benjamín expone que han estado en dos ocasiones en Japón, la primera fue a raíz del concurso donde se formó la banda, ya que el premio fue visitar el país asiático, lo cual afirma fue determinante para dedicarse a esta carrera musical.

La segunda ocasión fue en 2010 en el que descubrieron un público diverso y sin ningún prejuicio de escuchar las bandas, y eso fue lo que sucedió poco a poco en México. Los japoneses, destacaron, también son expresivos, se emocionan, cabecean y gritan e incluso van de traje.

Pablo recuerda que esa experiencia fue una especie de aventura porque se fueron solos, únicamente tenían un contacto allá que consiguió todas las “tocadas” pero ellos no contaban con experiencia de giras, aunado a que eran muy jóvenes y era el principio de su carrera.

“Si ahorita la escena está apenas como estructurándose, en ese entonces no había nada ni teníamos conocimiento de cómo se hacían esas cosas, así que fue observar cómo lo hacían en ese país que está más avanzado en ese aspecto, lo cual nos volvió un poco más profesionales”, aclara.

En esa ocasión tocaron en cinco ciudades, y aunque había grandes y pequeñas, todos los foros estuvieron igual de equipados porque en Japón hay un estándar de calidad que se respeta y un equipo de trabajo como debe de ser en el ambiente profesional.

Preparan nuevo disco

Glass Mind cuenta con tres discos, dos son Hauting Regrets que es un par de ediciones distintas porque fueron grabadas en diferentes momentos, tras lo cual, en 2017 lanzaron Dodecaedro, mientras que ahorita trabajan en su nuevo material que planean sacar a principios de 2020.

“En el disco pasado cada canción simbolizaba un elemento de la naturaleza que al mismo tiempo queríamos hacer una analogía con el ser humano, entonces el fuego era la parte más primitiva del hombre, los instintos; y pasabas por cada elemento hasta llegar al quinto que es el éter, representado por el dodecaedro”, detallan.

Además de que cada elemento es una canción, el grupo, que actualmente cuenta con un baterista invitado ya que el baterista Garduño decidió salir, colocó una transición que representa lo caliente, húmedo, seco y frío, es decir, la obra está pensada para escucharse de inicio a fin, combinado con todas unas ilustraciones que hicieron.

“Benjamín escribe toda la música y yo hago la parte visual, estamos trabajando a la par, nuestro objetivo es sacar nuestro disco el próximo año, llevamos poco menos de un año trabajando y aunque va avanzando, se está cocinando el concepto”, adelantó Pablo.

Este mes realizarán diversas presentaciones como parte de su “ProAgresivo Tour MX”, que incluirá Ojo de Agua, en el Estado de México, seguido de Puebla, el Circo Volador en la capital mexicana, Querétaro, León y Cuernavaca, y a fin de año realizarán otra gira que incluirá estas ciudades además del norte del país.

Los hermanos revelan que les gustaría recorrer todos los estados de la República mexicana de principio a fin, visitar todas las ciudades y continuar tocar sin parar, y aunque antes tenían el objetivo de llegar a otros lados como Europa, ahora su interés está completamente en el país.

“Creemos que si hacemos una base sólida aquí es como un circulo virtuoso, las mismas bandas de este género se retroalimentan, el público igual y es potencia México en el género, nada más falta ese cambio de tendencia”, concluyen.