El proveedor de servicios en línea, PayU estimó que el comercio electrónico en México se encuentra en un proceso importante de desarrollo, es así que el año pasado, el e-commerce alcanzó los 210 mil 700 millones de pesos.

Este monto representa 30 por ciento más, comparado con lo alcanzado en 2014, aunque todavía existen grandes retos para tener realmente una explosión del mercado online, como la inclusión financiera, según datos de la Asociación Mexicana de Internet.

No obstante, existen grandes retos del mercado online como la inclusión financiera, puntualizó PayU en un comunicado.

En este contexto, la directora de la firma en México, Lorena Velarde, consideró importante que las empresas entiendan que la bancarización en México y América Latina se encuentra en niveles muy bajos, por lo que sus esfuerzos deben dividirse y evitar enfocarse solo en los pagos en tarjetas de débito y crédito.

En el país, agregó, los usuarios no bancarizados, superan los 50 millones de personas, ya que según cifras del Banco de México, solo 46.5 por ciento de la población está bancarizada y de estos, 30 por ciento cuenta con alguna tarjeta de crédito.

Es decir, seis de cada 10 mexicanos aún tiene como principal forma de pago el efectivo, por lo que el comercio en línea ha llevado a que las empresas desarrollen nuevos mecanismos que les permitan acercase a este grueso de la población en el que las ventas se sustentan en efectivo.

En algunos casos se toman las ventajas de la tecnología pero mantienen la tradición del dinero en efectivo, pues además de aceptar pagos con tarjetas de crédito y débito, ofrecen un abanico de opciones de pago en efectivo desde bancos hasta tiendas de conveniencia.

Por ello, el comercio electrónico no solo es tarjetas de crédito, sino también efectivo, ya que según datos de la pasarela de pagos PayU, durante 2015, el 47 por ciento de los mexicanos usó efectivo y 53 por ciento tarjetas de crédito como forma de pago dentro del comercio en línea.

Además, un estudio de la firma de análisis Forrester, proyectó que Brasil, México y Argentina, duplicarán el valor de las ventas al por menor en línea, excluye viajes y boletos para entretenimiento, para alcanzar los 55 mil millones de dólares en 2019.