El presidente del Club de Jueces, principal asociación de la magistratura egipcia, Ahmed el Zend, anunció este domingo que los magistrados del país han acordado no supervisar el referéndum sobre la nueva Constitución, previsto para el próximo 15 de diciembre.

La legalidad y buen desarrollo de la votación podrá ser cuestionada si los jueces no realizan una supervisión adecuada En una rueda de prensa celebrada en la sede del organismo en El Cairo, El Zend explicó que en la reunión que mantuvo este domingo con las diferentes ramas provinciales de su asociación se decidió por unanimidad boicotear la consulta popular convocada este sábado por el presidente egipcio, Mohamed Morsi.

En Egipto, los magistrados son los encargados de supervisar las elecciones, y durante el periodo de transición ya han ejercido este papel en los comicios legislativos y los presidenciales.

La legalidad y buen desarrollo de la votación podrá ser cuestionada si los jueces no realizan una supervisión adecuada.

La medida, aprobada este domingo en una reunión celebrada en El Cairo, no es de obligatorio cumplimiento para sus miembros, pero esta organización es la que convocó el 24 de noviembre una huelga judicial indefinida en protesta por el decreto presidencial por el que el presidente, Mohamed Morsi, se blinda a él y al poder legislativo ante cualquier decisión judicial.  

Este mismo domingo el Tribunal Supremo Constitucional se ha sumado formalmente a la huelga al anunciar que cesa sus funciones de manera indefinida en protesta por la presencia de cientos de simpatizantes islamistas que han impedido este domingo el acceso a la sede del Tribunal.