Tras su exhibición en los festivales Sundance y Berlín, la película chilena "Aquí no ha pasado nada", de Alejandro Fernández Almendras, llega a la 31 edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) para competir por el Premio de Mejor Largometraje Iberoamericano de Ficción.

En entrevista con Notimex, luego de la proyección del filme, el productor ejecutivo, Joaquín Echeverría, detalló que se trata del segundo título de una trilogía que está trabajando el director en torno al abuso del poder, el tráfico de influencias y a través de casos reales. La primera lleva por nombre "Matar a un hombre".

La cinta narra la historia de "Vicente", el hijo de un senador de Chile, quien regresa a su país en verano para vivir los excesos que su posición social le permite. Pero en una de esas noches de azar, persiguiendo chicas, se convierte en el principal sospechoso de un accidente automovilístico.

Respecto al origen del tema, indicó que al ser algo incómodo para el gobierno de su país, sólo encontraron en el séptimo arte la posibilidad de denunciar el sistema judicial de Chile, algo que era muy tratado en los medios digitales pero también muy callado en ciertos sectores.

Aunque reconoce que la cinta contó con pocos recursos generados del apoyo de fondeadores, dijo que tanto músicos como actores quedaron encantados con el proyecto y por eso dieron el sí.

Era un tema que nos urgía tratar, un caso polémico que no recibió apoyo institucional dado que está basado en el caso del hijo de un senador, por lo que filmaron en 11 días, indicó.

"Aquí no ha pasado nada", que planea ser estrenado el 2 de junio en Chile, ya está disponible en la plataforma digital Netflix y ha cosechado tanto buenas como no tan buenas críticas por ser un problema que ocurre una y otra vez lamentablemente en todo el mundo.

Entre los festivales en los que tiene confirmada su participación destacan Miami, Medellín, Panamá, Toulusse y San Sebastián, expuso Joaquín Echeverría.