Empresario yucateco recibe insignia de Francia

El empresario yucateco y cónsul honorario Mario Ancona Teigell recibió de manos de la embajadora de Francia en México, Maryse Bossière, la insignia como Caballero de la Orden Nacional del Mérito que...

El empresario yucateco y cónsul honorario Mario Ancona Teigell recibió de manos de la embajadora de Francia en México, Maryse Bossière, la insignia como Caballero de la Orden Nacional del Mérito que entrega ese país.

En su discurso la embajadora francesa destacó que la orden entregada este día responde al trabajo de Ancona Teigell en favor del auxilio de sus compatriotas residentes o visitantes, "compromiso al servicio de los franceses y a favor del brillo de Francia en México".

Destacó los méritos del homenajeado y su paso por la Escuela Nacional de Puentes y Caminos de Francia, donde asumió su compromiso con el urbanismo social.

Este lo llevó a desarrollar un liderazgo en la construcción de vivienda para personas que perdieron sus hogares tras el paso del huracán Isidoro en 2002 y de un centro de atención para enfermos terminales de Sida, además de participar en tareas de prevención del delito tanto a nivel estatal como federal.

Desde 2007, añadió, Mario Ancona ha prestado infinitos servicios a compatriotas residentes y de quienes están de paso por la región, lo que representa grupos de visitantes que llegan atraídos por Mérida y diversos sitios mayas.

Consta, expuso, la eficacia en la atención de múltiples problemas que ayuda a la embajada, así como en tareas de cooperación y acción cultural o servicios económicos a través de la Cámara Franco-Mexicana de Comercio e Industria.

Tras recordar que este reconocimiento fue creado en 1963 para condecorar el mérito ciudadano, enfatizó el trabajo en favor de la promoción de la cultura y la lengua francesa, así como el compromiso y dinamismo incuestionable de la presencia francesa en México.

En tanto el homenajeado indicó que su tarea como cónsul honorario de Francia en Yucatán es en agradecimiento a las enseñanzas recibidas en la Escuela Nacional de Puentes y Caminos.

Pero también en respuesta "a la sociedad yucateca que tenemos el derecho de conocer otras maneras de responder a las preguntas de la vida, además de la americana, que no es mejor o peor que la cultura francesa pero sí es diferente".

“Trabajo para mi pueblo y mi nación porque es importante que tengamos Francia en Yucatán. Creo que en el concierto de las aportaciones que las naciones hacen para construir ese gran proyecto de las naciones que es la humanidad Francia tiene mucho que decir”, sostuvo.

Ser el país que aportó los valores de libertad y fraternidad es un gran desafió para la gran Francia de hoy. Esa carga es una luz muy fuerte y una responsabilidad muy grande.

Evocó los atentados a Charlie Hebdo y la valentía del pueblo francés al decir al mundo: "no tenemos miedo, nada va hacer que cambiemos nuestros valores y nuestra forma de vivir, ese ejemplo es también un reto para la comunidad francesa en Yucatán”.