Llega a la Basílica de Guadalupe peregrinación 78 de Toluca

Mas de 90 mil feligreses de Toluca llegaron a la Basílica de Guadalupe, en lo que es considerada la segunda peregrinación mas grande a ese templo, después de la proveniente de Querétaro.En su 78...

Mas de 90 mil feligreses de Toluca llegaron a la Basílica de Guadalupe, en lo que es considerada la segunda peregrinación mas grande a ese templo, después de la proveniente de Querétaro.

En su 78 emisión y como cada año, los peregrinos de la capital del Estado de México recorrieron 80 kilómetros a pie, en bicicletas, camiones de redilas, camionetas, camiones, adornados con flores e imágenes de la Virgen de Guadalupe.

Los mexiquenses partieron de distintos rincones de Toluca desde el lunes pasado y el primer día pernoctaron en las inmediaciones de la delegación Cuajimalpa después de varias paradas para alimentarse, hidratarse y descansar.

A partir del martes pasado, los peregrinos comenzaron a llegar al templo Mariano, muchos de ellos pernoctaron en el Atrio de las Américas hasta la misa de este jueves oficiada por el obispo de Toluca, Francisco Javier Chavolla Ramos.

En su homilía, el ministro de culto, al referir la reciente visita del Papa Francisco, llamó a los feligreses a no quedarse encerrados en sus hogares y salir a las calles con objetivos propios de consuelo y misericordia, que los libere de dolores.

“Así lo hizo su santidad al encontrarse con nosotros recientemente, y eso nos deja en claro que los acontecimientos deben y están conectados con la vida diaria”, expuso ante miles de católicos de Toluca y algunos visitantes al templo,

Pidió a su grey seguir el ejemplo fiel de San Juan Diego como primer discípulo-misionero, a salir de las iglesias y llevar consuelo a los marginados.

También se refirió al gran amor que significa la imagen de la Virgen de Guadalupe, y del signo de misericordia representa.

Dijo que la intercesión de la Guadalupana en muchos milagros ha podido abrir mentes escépticas, y así acercar el consuelo de Dios a los enfermos, a quienes sufren, pobres, descartados y vulnerables.

El obispo de Toluca también exhortó a los miles de fieles reunidos en el Tepeyac a seguir el ejemplo de Juan Diego, quien lleno de fe, no se obstaculizó para cumplir la misión evangelizadora encomendada.

Recordó que evangelizar significa entrar en el modo de pensar de los pueblos para construir y no para destruir los valores que encierra nuestra propia cultura, a lo que también llamó pastoral misionera.

Esta pastoral interculturada se compromete con los pobres y los marginados para lograr una verdadera comunidad eclesial donde participen todos los fieles laicos.

También hizo hincapié en tener disposición para escuchar el llanto, la tristeza, los dolores del prójimo para consolarlos y liberarlos, para así acercar la misericordia que nos ha enseñado la Virgen.

Durante la misa se pidió por las bodas de plata episcopal del obispo de Toluca y por el retorno sin contratiempos de los peregrinos a sus lugares de origen.