Investigadores de IMSS Puebla logran patente para detectar cáncer

Médicos investigadores del IMSS Puebla desarrollaron una metodología que logró la patente (MX/a/2011/008057) por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), para detectar un biomarcador...

Médicos investigadores del IMSS Puebla desarrollaron una metodología que logró la patente (MX/a/2011/008057) por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), para detectar un biomarcador de etapa temprana de cáncer de mama.

La doctora Maricruz Anaya Ruiz, quien encabeza el grupo de investigadores, afirmó que apuestan a que sea un posible biomarcador que ayude como un auxiliar de diagnóstico de cáncer en aquellas pacientes que son negativas a los que ya se utilizan internacionalmente.

Señaló que estos son el receptor de estrógeno, el receptor de progesterona y el Gerdex.

En conferencia de prensa la también miembro del Centro de Investigación Biomédica de Oriente (CIBIOR) explicó que el proyecto comenzó en 2009 con el apoyo de cinco especialistas del programa integral de cáncer en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla.

Puntualizó que inició como una línea de investigación y ahora el IMPI le otorga la patente.

Detalló que los biomarcadores son sustancias que el cuerpo está liberando y por medio de pruebas de laboratorio se pueden atrapar esas moléculas, pero ello ocurre cuando la paciente ya está en etapas avanzadas de cáncer.

“Es una proteína que en estudios a nivel internacional se proponía para diferentes tipos de cáncer, y la hemos validado en biopsias de las pacientes con cáncer de mama probando el anticuerpo que está dirigido contra la proteína y hemos visto una efectividad de 100 por ciento”, dijo.

Agregó que la investigación lleva cinco años y ha pasado por varias etapas, desde estudios in vitro en líneas celulares de pacientes con cáncer de mama hasta la validación del biomarcador en biopsias de pacientes.

Federico Marín Martínez, jefe de Prestaciones Médicas de la Delegación del IMSS en Puebla, expresó que la trascendencia del proyecto es que hoy ya no es con una prueba genética como se podrá saber si una persona está predispuesto a padecer cáncer.

“Con este método en las primeras etapas del cáncer, cuando se tiene una alteración celular y se comienza a producir proteína, los médicos ya lo podrán determinar, posteriormente dar el tratamiento de manera oportuna para que el paciente active mecanismos propios para atacar el cáncer”, acotó.

La doctora Marycruz Anaya también mencionó que una vez que han logrado obtener la patente por parte del IMPI el siguiente paso es validarlo en un número mayor de pacientes en tejido con cáncer de mama, para que en corto plazo publiquen la noticia de que se puede aplicar a diario en la población derechohabiente del IMSS.

“La idea es hacer un trabajo de investigación que trascienda fronteras y dar un diagnóstico en etapas tempranas debido a que la problemática del cáncer de mama es alarmante y las incidencias van en aumento”, apuntó.