Francia critica controles fronterizos impuestos por Bélgica

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, expresó hoy su “extrañeza” con la decisión de Bélgica de reintroducir controles en sus fronteras ante el temor de un importante flujo de...

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, expresó hoy su “extrañeza” con la decisión de Bélgica de reintroducir controles en sus fronteras ante el temor de un importante flujo de refugiados como consecuencia de la evacuación prevista del campo de Calais, en el norte de Francia.

Cazeneuve negó que la iniciativa francesa pueda provocar un aumento en la migración hacia el país vecino, ya que la intención de su gobierno es transferir a los habitantes de Calais a uno de los 102 centros de acogida creados para los demandantes de asilo.

“Jamás ha sido idea del gobierno, y pretender lo contrario es mentir o manipular, de enviar bulldozer para proceder a la dispersión de los inmigrantes sin ningún tipo de acompañamiento”, dijo en Bruselas, donde se reúne con sus homólogos de la Unión Europea (UE) para tratar la crisis migratoria.

“Lo que hacemos es llevar una acción humanitaria hasta el final, con una movilización excepcional (de recursos)”, añadió.

El ministro galo también resaltó que su país está dispuesto a acoger a “todos los que tengan estatus de refugiado”.

Bélgica reintrodujo el martes pasado los controles en ciudades costeras que hacen frontera con Francia con el despliegue de casi 300 policías adicionales.

Según el ministro del Interior, Jan Jambon, “las cifras muestran que las acciones son necesarias”.

“Ayer detuvimos a 32 personas (en situación irregular) en Adinkerke (del lado belga de la frontera). En el primer día de la acción ya habíamos detenido a 100 personas”, afirmó.

Desde el inicio del año, las autoridades belgas han detectado en el litoral a más de mil 200 inmigrantes clandestinos que se dirigían al puerto mercantil de Zeebrugge, a poco más de 100 kilómetros de Calais.

El litoral es visto como una alternativa por aquellos que intentan entrar en forma indocumentada a Reino Unido escondidos en una embarcación.