Diputada urge a impulsar programas de protección a la salud materna

Autoridades de los tres niveles de gobierno y legisladores deben impulsar programas de protección a la salud materna, y ampliar el acceso y calidad de la atención prenatal y postnatal, aseveró la...

Autoridades de los tres niveles de gobierno y legisladores deben impulsar programas de protección a la salud materna, y ampliar el acceso y calidad de la atención prenatal y postnatal, aseveró la diputada Norma Edith Martínez Guzmán.

“Debemos centrarnos en la salud de las mujeres y los cuidados que requieren en todas las etapas de su embarazo y el nacimiento de sus hijos, y no el acceso a un servicio que no es saludable” sino que deja serias repercusiones físicas y psicológicas, advirtió.

En entrevista indicó que, en muchas ocasiones, la maternidad conlleva complicaciones físicas y psicológicas, a las que el Estado debe responder con profesionalismo, responsabilidad y prontitud.

La concepción es un privilegio exclusivo de las mujeres, pero además “es un sello de unión con toda la sociedad. Por eso debe ser afirmada, protegida y cuidada por mujeres y hombres”, subrayó.

En ese sentido, exhortó a que otorgar a cada embarazada atención prenatal y postnatal de calidad, en instalaciones dignas y con los medicamentos y equipos necesarios, así como el apoyo de “personal humanizado”.

La representante del partido Encuentro Social recordó que el 16 de febrero pasado el pleno de la Cámara de Diputados aprobó declarar el 9 de Mayo de cada año como el “Día Nacional de la Salud Materna y Perinatal”.

Por ello, agregó, es importante que autoridades del sector salud y diputados federales y locales respondan verdaderamente al espíritu de dicha declaratoria y no incluyan temas que son un delito en la legislación federal mexicana.

Al respecto, comentó que el aborto por succión es el que se realiza con mayor frecuencia en México no precisamente por cuestiones de salud, sino económicas, debido a los bajos costos del aparato portátil que se utiliza para ello.

Las consecuencias de esa práctica, alertó, son infecciones, trauma de la cérvix, peritonitis, endometritis, laceración o perforación del útero, hemorragia, trauma renal, inflamación de la pelvis, embolismo, trombosis, esterilidad, entre otras.