Hungría celebrará referéndum sobre sistema de cuotas de inmigrantes

Hungría celebrará un referéndum sobre el sistema de cuotas obligatorias de reparto de refugiados acordado en la Unión Europea (UE) para permitir a la gente de que se pronuncie sobre el tema, anunció...

Hungría celebrará un referéndum sobre el sistema de cuotas obligatorias de reparto de refugiados acordado en la Unión Europea (UE) para permitir a la gente de que se pronuncie sobre el tema, anunció hoy el primer ministro húngaro, Viktor Orban.

“Nadie ha preguntado a los ciudadanos en Europa si aceptan o rechazan esas cuotas obligatorias y eso se asemeja bastante a un abuso de poder”, dijo Orban en conferencia de prensa en Budapest.

Indicó que ha solicitado a la Comisión Nacional Electoral que inicie los preparativos del referéndum y fije la fecha para la celebración.

La pregunta será: “¿Quiere que la Unión Europea (UE) disponga, sin el consentimiento del Parlamento (de Hungría) sobre el asentamiento de ciudadanos no húngaros en Hungría?”.

Orban, quien se opone a ese sistema de reparto, espera que el resultado sea un “no” contra la propuesta del bloque europeo. “El que vote con un “no”, votará por la independencia de Hungría”, advirtió.

A principios de diciembre pasado, el gobierno húngaro presentó un recurso ante el Tribunal de Justicia de la UE para anular el sistema de cuotas que busca distribuir a los refugiados entre los países comunitarios.

Un mes antes, en noviembre, el Parlamento húngaro aprobó una resolución que asegura que la Comisión Europea (CE) no cuenta con las competencias legales para crear el sistema de cuotas obligatorias de reparto de refugiados.

La UE acordó en septiembre pasado el reparto entre sus socios de 160 mil refugiados, con el voto en contra de Hungría, Eslovaquia y República Checa, mientras Finlandia se abstuvo.

Hungría, que debería acoger según ese reparto a dos mil 300 personas, considera que la mejor cuota de acogida es “cuota cero”.

Orban considera que la entrada masiva de refugiados en la UE supone una amenaza para la seguridad y, en el caso de Hungría, alterarían el mapa étnico, cultural y religioso.

Más de un millón de personas llegaron a la UE en 2015, cruzando por el Mediterráneo, en lo que es la peor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).