Se incrementa robo de baterías de automóviles en Caracas

Durante los últimos dos meses hurtaron en Caracas más de dos mil 500 baterías de automóviles, denunció hoy la asociación de víctimas de este delito que se ha extendido por todo el territorio nacional...

Durante los últimos dos meses hurtaron en Caracas más de dos mil 500 baterías de automóviles, denunció hoy la asociación de víctimas de este delito que se ha extendido por todo el territorio nacional.

El coordinador de la Asociación de Víctimas del Robo de Acumuladores (AVRA), Carlos Campos, aseguró en diálogo con Notimex que “la escasez de acumuladores generó toda una epidemia de robos que las autoridades hasta ahora no han podido combatir”.

Explicó que los ciudadanos aparte de enfrentar las molestias por el hurto, deben brincar de un lado a otro para ver si encuentran una del voltaje indicado para su vehículo, lo cual es bastante difícil ante la gran demanda del producto y su poca disponibilidad.

“La mayoría de los hurtos se efectúan en los estacionamientos de los mercados populares del gobierno. Allí los vehículos son despojados de la batería cuando su dueño se encuentra en las filas. Cuando regresa al auto se percata de que fue robado”, añadió.

Campos resaltó que otra modalidad es la utilización de grúas de remolque para llevarse los vehículos a sitios desconocidos, donde son despojados de la batería, por lo que presume que toda una gran organización criminal está detrás del robo de acumuladores.

“En Acumuladores Duncan, empresa intervenida por el Estado, las víctimas de hurtos de batería deben llevar una denuncia del hecho sellada por el Cuerpo de Investigaciones Científicas Policiales y Criminalísticas (CICPC), requisito obligatorio para que les vendan una nueva, si la hay, y llevar una batería usada”, advirtió.

Campos explicó que los comercios que se dedican a vender baterías solicitan la usada al cliente porque de otra manera la fábrica se abstiene de despachar mercancía nueva; es decir, por cada batería nueva el establecimiento debe entregar al fabricante una usada.

Esto se ha convertido en un gran negocio para los que venden baterías usadas y deterioradas, pues las ofertan entre cinco mil y 10 mil bolívares “a los desesperados conductores, valiéndose de la exigencia que hacen los distribuidores a los interesados en la compra del producto”, denunció.

Rubén Trillo, encargado de un expendio de baterías en el este de Caracas, explicó que los delincuentes roban los acumuladores para extraerle el plomo que contienen y luego venderlo o para revender el producto completo que escasea a nivel nacional.