Retrato viviente del Papa Francisco se apreció como una obra de arte

– Planeado para que el Papa Francisco lo pudiera admirar por los aires en su paso en helicóptero sobre los terrenos de la Expo Feria, el retrato viviente que más de mil voluntarios morelianos...

– Planeado para que el Papa Francisco lo pudiera admirar por los aires en su paso en helicóptero sobre los terrenos de la Expo Feria, el retrato viviente que más de mil voluntarios morelianos hicieron en su honor cumplió las expectativas y se apreció como si se tratara de una monumental obra de arte.

En este evento participaron voluntarios morelianos de todas las edades, que sólo portaron playeras y gorras negras para conseguir dibujar, incluso con sombras, el rostro del jerarca de la Iglesia católica, quien lo observó desde las alturas en su arribo a esta ciudad.

En entrevista con Notimex, la directora del Instituto de la Juventud Moreliana (Ijum), Ana Cristina Prado Martínez, señaló que esto se logró mientras se trasladó al Pontífice del Aeropuerto Francisco J. Mujica a Ciudad Industrial, por lo que se llevó una gran sorpresa con este detalle y lo demostró con las cuatro vueltas que dio sobre el lugar y el gran acercamiento del helicóptero al retrato.

“Fueron como unas cuatro vueltas sobre el recinto ferial y además bajó muchísimo, a nosotros nos dijeron que pasaría por ahí que iba a sobrevolar más alto, pero se acercó más de los esperado, yo creo que eso nos dice cuanto le gustó al Papa este retrato”, subrayó.

Puntualizó que esta idea surgió para darle una bienvenida cálida, que es lo que distingue a los morelianos. Para ello, indicó, se convocó en un proyecto incluyente a jóvenes de 14 a 29 años.

Comentó que se planeó con un mes de anticipación, primero fue la planificación y ya después se lanzó la convocatoria.

“El proyecto se difundió a través de la radio y televisión de Morelia, así como por la página de Facebook del Ijum y otras redes sociales. Para lograr este objetivo se tenían contempladas mil 300 personas y sí se llegó a la meta ya que fuimos más de mil morelianos los que participamos en su conformación”, indicó.

Prado Martínez recordó que aproximadamente hace dos semanas se lanzó la iniciativa para este proyecto en el que se le diera la bienvenida al Papa, sin embargo, mencionó: “Tuvimos muchos comentarios de gente y niños que querían participar y por tratarse de un proyecto incluyente no se le negó a nadie la participación”.

Por este motivo, fue que se inscribieron menores que acompañados por sus padres formaron parte de esta idea, en el que se apreciaron niños y niñas desde los 8 años de edad hasta adultos de la tercera edad.

No tuvimos ningún problema, continuó, “fue muy fácil organizar a las personas, ya que todos se presentaron con toda la disposición de participar y muy contentos”.

Abundó: “Queríamos recibirlo con algo muy diferente, y como lo pudimos ver en el país no se vio algo igual, la intención fue que él se quedara con esta imagen para siempre, y con ello mostrarle el gusto y la felicidad que nos da a los morelianos que el que viniera a nuestra ciudad”.

Destacó que la imagen cumplió con las expectativas y se notó en el momento que las fotos y videos sobre el retrato se viralizaron en Internet y esto habló del gran trabajo que se realizó para este fin.

“El proyecto requirió mucha organización y esfuerzo, pero al final quedamos muy contentos del trabajo en equipo porque se logró, y claro que se trató de algo espectacular casi como una obra de arte, sobre todo fue algo que no se había visto”, manifestó.

Para ello, comentó que el sábado 13 de febrero se llevaron a cabo dos ensayos que sirvieron para que un dron tomara unas imágenes para supervisar cómo se apreciaba desde el aire.

Respecto al proceso de lo que implicó el retrato viviente, subrayó que un diseñador perteneciente a un grupo de staff de alrededor de 40 personas de esta dependencia y del ayuntamiento local, elaboró un dibujo en papel del Pontífice, después se hizo a escala o más grande para imprimirse en una lona color blanco.

Detalló que para delimitar la silueta se asignaron puntos de colores, que además tenían una coordenada, una letra y un número. En ellos cada uno de los voluntarios se posicionaron, y de este modo se conformaría la imagen del perfil del Papa Francisco.

“Las sombras de casa participante jugaron un papel especial -agregó-; sí se tenían contempladas y se planeó en qué horarios se podían hacer las tomas con el dron para que el efecto de éstas favorecieran al retrato y que tuviera una vista como de una pintura sobre un lienzo blanco”.

El día del ensayo se realizó un poco más tarde de las 09:00 horas, las tomas no se vieron igual a las del martes por la posición del sol; “quedaron más impresionantes el día en que el Papa arribó a Morelia”, afirmó.

Explicó que a los voluntarios se les citó el martes 16 de febrero a las 06:00 horas, “por lo que apoyamos a las personas con el transporte, por los cierres de acceso a la ciudad, y en este punto de reunión se les pidió su asistencia desde las 04:30 horas.

“Esto implicó un gran esfuerzo por la desmañanada, pero al final valió la pena porque fuimos parte de este proyecto y quedamos muy satisfechos de lo que hicimos”, dijo.

Al llegar a las inmediaciones del recinto ferial, los voluntarios recogieron la gorra y playera negra que portarían durante el acto de recibimiento del Papa.

Posteriormente se les entregó una pulsera con el color en el que les correspondía pararse, se trató del morado, azul, gris y verde, así como se les dio una etiqueta en la que venía el color del punto y la coordenada que les correspondía, expresó.

“Ya con esta etiqueta ellos sabían en qué punto irse a parar”, mencionó.

“Antes de que el Papa se apareciera, la gente estaba muy emocionada y al principio creímos que no iba a pasar porque vimos dos helicópteros sobrevolar el lugar, pero se pasaron de largo. Más tarde él lo hizo por unos minutos el lugar y se vivió una experiencia inexplicable, pero la verdad se sintió muy bien el ambiente y el entusiasmo de las personas que estuvimos ahí”, señaló.

Además de los más de mil participantes, Prado Martínez comentó que “el equipo de staff éramos alrededor de 40 personas que decíamos donde se tenían que colocar las personas que no encontraban su punto. Fue un gran trabajo en equipo y al final nuestro grupo formó parte del retrato, algunos de nosotros formándonos también en un punto de color”.

Manifestó que para cumplir con el objetivo se contó con el apoyo de personal del Ijum, del Instituto de la Mujer, de la Secretaría de Servicios Generales, y de la gente del ayuntamiento en general.

Dijo que esta idea fue del edil de Morelia, Alfonso Martínez Alcázar, esto con la intención de que fuera un proyecto incluyente en el que pudieran participar todos los ciudadanos que no iban a poder asistir a los demás eventos, como el que se realizó en la Catedral o en los estadios Morelos y Venustiano Carranza.

Indicó se buscaba hacer algo diferente en equipo, que no se haya visto antes y que quedara en la memoria del Papa Francisco y de la gente, además que esto demostrara la unión y calidez de los morelianos.