Booktubers comparten sus experiencias en el Palacio de Minería

Entre gritos y ovaciones, así recibió el público de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, una sesión de los llamados Booktubers, jóvenes que videograban sus opiniones sobre libros...

Entre gritos y ovaciones, así recibió el público de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, una sesión de los llamados Booktubers, jóvenes que videograban sus opiniones sobre libros, las suben a internet y ganan decenas de "likes".

En el Salón de Actos, el escritor mexicano Benito Taibo, la fundadora de Beek-La red Social para Lectores, Pamela Valdés, y los jóvenes booktubers Vikinga, Sofía Macías, Clau Read, Lorena Amkie y Jaime Alfonso Sandoval, compartieron sus experiencias sobre esta nueva tendencia de divulgación literaria, así como su amor por los libros.

Fue Pamela Valdés, quien a manera de conversatorio, cuestionó a los ponentes sobre el impacto que han tenido las redes sociales a la hora de publicar un texto, a lo que Lorena Amkie respondió que internet es una plataforma maravillosa.

"A mí en lo personal, me permitió un sueño que ni si quiera sabía que tenía y que es un contacto directo con lectores y eso no existía cuando era niña, admiraba a autores, les escribía una carta a través de la dirección de la editorial, pero nunca contestaban", señaló.

Dijo que escribir representa un trabajo solitario, toda vez que la mayor parte del año se está metido dentro de un cuarto escribiendo y reflexionando si lo que uno escribe, es una basura o si bien hay que dedicarse a otra cosa.

Sin embargo, "aparecen las redes sociales y existe una oportunidad de dialogar con los lectores y ha sido una experiencia de diálogo maravillosa", indicó.

Para Benito Taibo, el fenómeno Booktube no es nuevo, toda vez que desde que Gutenberg creó la imprenta, "el libro se comienza a popularizar gracias a la revolución industrial y pasa a ser un objeto de uso común al que todos tenemos acceso".

"Desde Gutenberg y hasta Booktube, el fenómeno fue paralelo al nacimiento del libro como objeto cultural y esto quiere decir que este fenómeno era la recomendación directa boca a boca, antes de que existieran incluso, los críticos de los libros", refirió.

Destacó que tal fenómeno ha originado que en la actualidad, el libro llegue a los rincones más inhóspitos de la tierra.

"Eres exactamente lo mismo, solo que con una caja de resonancia de la cual no nos hemos dado cuenta de sus enormes y brillosas implicaciones", indicó Taibo, quien confesó que tras haber descubierto Booktuber, "se hizo parte de la banda".

"Es un fenómeno importante, a pesar de que ha sido descalificado de varias maneras; estoy convencido de que hoy por hoy se lee más y la muestra son los jóvenes, y la muestra esta porque encontraron un canal en youtube y se acercaron al libro por primera vez", señaló.

En su oportunidad, Jaime Alfonso, quien ha escrito 18 libros, el último titulado "Mundo umbrío", destacó la importancia del fenómeno de los booktubers, al tiempo que comentó haber publicado antes de 1996, cuando no había redes sociales y la red de internet era "horrible y ni había booktubers".

"Mis técnicas de promoción era ir a las librerías y poner mi libro en la mesa de novedades, y otra de mis técnicas era decirles a mis tías que salían al metro con el libro en sus manos y expresando: que interesante. Y yo esperaba que la gente les preguntara", dijo en tono chusco.

Sin embargo, aclaró que tras la aparición de los booktubers, lo que se tiene es una tribuna pública en donde la gente dice lo que se le antoja sobre cualquier publicación. "Desde entonces he ganado más lectores que amigos y eso es importante", agregó.

Sofía Macías indicó sin el booktuber su libro "El pequeño capitalista" no hubiera existido. "Abrí un blog como hobby y lo que llegaba a las portadas del periódico, lo escribía en el blog y de pronto, alguien escribió una reseña del blog en una revista y el director de la editorial lo vio y de inmediato me preguntó si deseaba escribir un libro", mencionó.

Por espacio de poco más de 50 minutos, los booktubers brindaron a los lectores una cálida charla, la cual no parecía tener fin, toda vez que sus experiencias en cuanto al fenómeno los envolvió.