Procuraduría capitalina preside entrega de cinco menores en adopción

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), Rodolfo Ríos Garza, presidió la Primera Sesión Ordinaria de 2016 del Consejo Técnico de Adopciones, en la cual se...

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), Rodolfo Ríos Garza, presidió la Primera Sesión Ordinaria de 2016 del Consejo Técnico de Adopciones, en la cual se aprobó la adopción de cinco menores que fueron abandonados en 2014 y 2015.

Ante los integrantes del órgano, Ríos Garza destacó la presencia en la reunión del Contralor Interno Víctor Manuel Martínez, pues subrayó que ello garantiza la legalidad y la transparencia en el proceso.

También reconoció la participación de juezas y jueces, ya que su labor confirma el compromiso del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México de velar por los derechos de los niños expósitos, a fin de integrarlos a senos de familias favorables y que puedan tener el derecho al desarrollo a una vida plena.

El procurador capitalino afirmó que su actuación fortalece los lazos que vinculan a las instituciones, lo cual permite agilizar los procedimientos y ponderar el interés superior de las niñas y los niños, tal y como se establece en la Carta Magna y en diversos tratados internacionales.

En este sentido, Ríos Garza reconoció que el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) es una institución comprometida con el fortalecimiento de las políticas públicas en materia de asistencia social.

En un comunicado, la Procuraduría capitalina informó que durante la Primera Sesión se presentó el informe del estado que guardan los cinco casos aprobados por el Consejo Técnico de Adopciones.

Precisó que la niña y los cuatro niños fueron sujetos a exámenes médicos, de laboratorio, tamiz metabólico, sociales y emocionales, que revelan buen estado de salud y desarrollo.

A las familias adoptantes se les aplicaron evaluaciones psicológicas y socioeconómicas, que al final se concentraron en un resumen ejecutivo que arrojó, en todos los casos de los solicitantes, capacidades intelectuales y emocionales para criar a un niño en adopción.

Además, cuentan con empleos estables, bien remunerados y redes de apoyo para la crianza, así como proyectos especiales individuales y de pareja, que los hace personas responsables, adaptadas, con adecuada autoestima y control para enfrentar situaciones difíciles.

Las niñas y niños abandonados en vía pública son los únicos que la Procuraduría capitalina incluye en un procedimiento de adopción, una vez que el Ministerio Público ha agotado la investigación.

“La dependencia no da a niños en adopción; su labor es realizar una elección o evaluación de las familias interesadas, entrega los requisitos y solicitudes, mientras que el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México es quien lleva a cabo dicha acción”, detalló.