Estudio liga encefalopatía traumática con los deportes de contacto

Los hombres que practicaron como aficionados deportes de contacto durante la adolescencia son más propensos a desarrollar encefalopatía traumática crónica, la cual sólo se diagnostica después de la...

Los hombres que practicaron como aficionados deportes de contacto durante la adolescencia son más propensos a desarrollar encefalopatía traumática crónica, la cual sólo se diagnostica después de la muerte, señalan especialistas médicos de Mayo Clinic.

Los investigadores llegaron a esta conclusión tras analizar mil 721 expedientes clínicos de casos del banco cerebral de la Escuela de Posgrado de Mayo, indicó en un comunicado Mayo Clinic.

El estudio detectó que 32 por ciento de 66 hombres con participación en deportes de contacto presentó evidencia patológica de encefalopatía traumática crónica.

Mientras que ninguno de los 198 cerebros de las personas sin participación documentada en deportes de contacto, entre ellas 66 mujeres, mostró la encefalopatía traumática crónica que afecta el estado de ánimo, el comportamiento y la cognición cuando es grave.

“El 32 por ciento de encefalopatía traumática crónica descubierta en el banco cerebral es una cifra sorprendentemente alta para la frecuencia que tiene la patología neurodegenerativa en la población general”, explicó el autor principal del estudio, Kevin Bieniek.

“Si una de cada tres personas que participa en deportes de contacto más adelante desarrolla la patología de la encefalopatía traumática crónica, eso puede ser un verdadero problema”, agregó.

De acuerdo con Bieniek aún falta comprobar si los cambios cerebrales provocan algún efecto visible en la conducta o la cognición de los deportistas retirados.

Por su parte, el autor y neuropatólogo de la misma institución, el doctor Dennis Dickson, mencionó que la investigación de Bieniek es la primera en aplicar el criterio para dicha afección establecida por el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS) de Estados Unidos.

“Fue sorprendente la frecuencia con la que él (Bieniek) encontró la patología de la encefalopatía traumática crónica entre los antiguos jugadores de deportes de contacto, y es una patología que antes no se reconocía”, señaló Dickson.

El estudio se realizó con el objetivo de crear conciencia en los deportistas para que se protejan la cabeza al momento de realizar cualquier actividad física de contacto, además sugiere el uso de mejores equipos protectores y menos contacto directo entre cabezas.