Piolín Sotelo, acusado de acoso sexual por un colaborador tras su salida de Univision

  • Según el diario 'Los Angeles Times'.
  • El demandante lo acusa de hacerle insinuaciones sexuales.
  • También dice que el locutor falsificó cartas para una campaña por la reforma migratoria.

El locutor Eddie Piolín Sotelo fue acusado de acoso sexual por uno de sus colaboradores más cercanos en el desaparecido programa Piolín por la mañana,según el diario Los Angeles Times.

En su página de internet, el diario dejó entrever la causa por la cual la semana pasada fue cancelado el programa radial de Piolín en la cadena Univision y que hace años fue el más escuchado entre los latinos en Estados Unidos.

En la demanda obtenida por el Times, el excolaborador que era escritor, productor y actor en el programa, Alberto Beto Cortez denuncio que Sotelo cometió en su contra acoso sexual, entre otros abusos.

Acusaciones "falsas"

Sotelo no ha dado declaraciones desde su salida intempestiva pero su abogado Jeffrey Spitz rechazó en un comunicado acusaciones al señalar que son falsas y que son motivadas por dinero.

El denunciante dice que Piolín lo acosó "física, sexual y emocionalmente por un período de 3 años"Cortez denunció que su entonces su jefe lo acosó "física, sexual y emocionalmente por un período de tres años que finalizó en enero pasado".

La afirmación fue hecha en una carta del 16 de abril del abogado Robert R. Clayton en representación de Cortez a ejecutivos Roberto Llamas y José Valle de Univision Communications.

Cartas falsificadas en pro reforma migratoria

Cortez en la queja también acusó a Sotelo de ordenar a los miembros de su equipo de producción de radio a falsificar las cartas en apoyo de una campaña por la reforma migratoria.

Como habían quedado muy por debajo de su meta de alcanzar el millón de cartas firmadas, en privado Sotelo ordenó a la producción a falsificar firmas y hacer fotocopias para cumplir el objetivo.

En el 2007 Sotelo se vanaglorió de haber conseguido un millón de firmas en apoyo a la reforma migratoria, las mismas que fueron entregadas a congresistas en Washington.

Insinuaciones sexuales

En los documentos Cortez aseguró que Sotelo le hizo varias veces insinuaciones sexuales agresivas y que le tocó glúteos y genitales a Cortez cuando éste llegaba al trabajo por la mañana en el estudio de Glendale.

Cortez dice que Piolín le tocó los glúteos y los genitales en la radioCortez alegó que Sotelo se burlaba de él durante las reuniones del personal, llamándolo por un término despectivo para referirse a un homosexual.

El abogado Clayton afirmó tener testigos presenciales del acoso entre ex empleados y a quienes se les amenazó o se les prohibió hablar mal de la conducta de Sotelo.

Cortez también afirmó que Sotelo lo abrumó con "demandas poco realistas e ilegales" como trabajar largas horas sin descansos o compensación adicional.

Amenaza de despido

Cortez dijo que cuando se quejó con Sotelo y con otros de sus superiores, se le echó en cara la deslealtad y se le amenazó con el despido.

En la misiva se advierte que como Sotelo estaba generando jugosas ganancias a la cadena porque el programa era transmitido en 50 estaciones se hizo caso omiso por su conducta inapropiada.

"De este modo, Univision violó propias políticas de empleo por escrito de la compañía", sentenció la carta.