Protestas en norte de India causan escasez de agua en Nueva Delhi

Autoridades de Nueva Delhi tomaron hoy una serie de medidas para afrontar la crisis de desabastecimiento de agua causada por las violentas manifestaciones en una comunidad del norte de India, que han...

Autoridades de Nueva Delhi tomaron hoy una serie de medidas para afrontar la crisis de desabastecimiento de agua causada por las violentas manifestaciones en una comunidad del norte de India, que han dejado al menos 12 muertos y unos 150 heridos.

Los manifestantes dañaron infraestructuras del sistema que lleva agua a Nueva Delhi desde el canal de Munak, en el estado de Haryana, menguando el suministro del vital líquido a la capital india, afectando a más de 16 millones de capitalinos.

Las autoridades de Nueva Delhi anunciaron este domingo el cierre de las escuelas mañana lunes debido a la falta de agua, además pidieron el racionamiento del vital líquido para los hogares, según reportes de la agencia Prest Trust of India (PTI).

Fuerzas paramilitares e ingenieros especializados tratan de restaurar el flujo de agua desde el canal de Munak a Nueva Delhi, que recibe alrededor del 60 por ciento de agua desde el estado de Haryana.

Los manifestantes, miembros de la comunidad agrícola jat, perteneciente a una casta humilde, reclaman ayudas del gobierno a nivel estatal y federal, como puestos garantizados en el gobierno o plazas en las universidades.

Los inconformes, que comenzaron sus protestas hace una semana, reclaman una cuota del 27 por ciento en empleos del gobierno o plazas universitarias para su comunidad.

Al menos 12 personas han muerto y otros 150 han resultado heridas por disparos de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes desde que las protestas se tornaron violentas el viernes pasado, reportó a la prensa el responsable policial del estado, Yashpal Singhal.

El gobierno indio ha desplegado alrededor de 10 mil soldados y paramilitares en el estado de Haryana para sofocar las protestas.

En los últimos días miles de manifestantes, en su mayoría jóvenes jat, también han destrozado y saqueado comercios, bloqueado carreteras y vías de ferrocarril e incendiado estaciones, autobuses, cajeros automáticos, peajes y negocios.

Los líderes de la comunidad jat y el ministro indio del Interior, Rajnath Singh, se reunieron la tarde de este domingo para tratar de poner fin a los disturbios.

Tras el encuentro, el gobierno prometió que en la próxima asamblea del Parlamento de Haryana se presentará la propuesta para satisfacer las demandas de la comunidad, a cambio de que cese de forma inmediata la violencia, un compromiso que asumieron algunos líderes jat.