Menores hispanos en EUA encabezan altas tasas de obesidad

Los menores hispanos encabezan la prevalencia de obesidad en Estados Unidos, mientras la tasa de adultos latinos con ese problema nutricional sólo es superada por la población afroestadunidense.Los...

Los menores hispanos encabezan la prevalencia de obesidad en Estados Unidos, mientras la tasa de adultos latinos con ese problema nutricional sólo es superada por la población afroestadunidense.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) consideran la obesidad como un problema “común, serio y costoso” que padecen casi el 35 por ciento o 78.6 millones de estadunidenses adultos.

En tanto, entre los menores de dos a 19 años de edad, la prevalencia de obesidad se ha mantenido estable en 17 por ciento (12.7 millones) durante la última década.

El 22.4 por ciento de niños y adolescentes hispanos son obesos en Estados Unidos, seguidos de un 20.2 por ciento de afroestadunidenses y el 14.1 de menores blancos.

Los CDC destacan que la relación entre obesidad y el estatus socioeconómico difiere de acuerdo al sexo, la raza, el grupo étnico, la edad y el grado de educación del jefe de familia.

En general, la prevalencia de obesidad baja a la mitad entre los menores cuyos jefes de familia tienen estudios universitarios en comparación con aquellos que no completaron la preparatoria, aunque ese factor puede no ser determinante en los menores afroestadunidenses o en los varones.

La información del Sistema de Vigilancia de Nutrición Pediátrica en Estados Unidos, destaca que la tasa de obesidad entre los pre-escolares es mayor en hogares con ingreso por debajo del nivel de pobreza.

Los CDC consideran la obesidad infantil “aún muy alta”, a pesar del más reciente reporte de una disminución “significativa” en los niños de 2 a 5 años.

Del 13.9 por ciento de pre-escolares con algún grado de obesidad durante el bienio 2003-2004, para 2011 y 2012 la tasa había bajado al 8.4 por ciento.

Asimismo, entre los pre-escolares de más bajo ingreso, la obesidad y obesidad extrema bajaron ligeramente por primera vez en los últimos años, con excepción de los indios americanos y nativos en Alaska.

En el mismo periodo, el 17.7 por ciento de menores entre 6 y 11 años y el 20.5 por ciento de adolescentes entre 12 y 19 años padecían ese problema nutricional.

A la campaña “Let's Move”, emprendida por la primera dama Michelle Obama en 2010 para combatir la obesidad infantil, se le atribuye la disminución de ese problema de salud en los niños de dos a seis años como resultado de la asimilación de hábitos más saludables.

Expertos en salud han señalado la probabilidad de que esa generación mantenga mejores hábitos alimenticios y de ejercicio que promueve la campaña a lo largo de su vida y prevén que en los próximos años, se observará una tendencia similar a la baja en las tasas de obesidad en los menores de mayor edad.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) relacionan las enfermedades crónicas como la enfermedad cardíaca, derrames cerebrales, diabetes y algunos tipos de cáncer con la obesidad.

El costo médico anual de la obesidad en Estados Unidos era de 147 mil millones de dólares en 2008. Una persona obesa requirió un gasto de mil 429 dólares más que el de una con peso normal, según un estudio publicado en la revista Health Affairs.

Entre la población adulta, casi la mitad de los afroestadunidenses son obesos, seguidos de más de cuatro de cada 10 hispanos, así como 32.6 por ciento de blancos y sólo el 10.8 por ciento de los asiáticos.

Los varones mexicoestadunidenses y las personas de color con más alto ingreso tienen mayores probabilidades de ser obesos, en contraste, las mujeres de ascendencia mexicana más pobres padecen en mayor proporción ese problema de salud.

El grado de educación no es significativo entre los mexicoestadunidenses, sin embargo en el caso de las mujeres sólo el 25.2 por ciento con título universitario se reportaron como obesas, y la tasa subió a más del 45 por ciento entre aquellas de origen mexicano con estudios menores de preparatoria.

Sin embargo, el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) subraya que la obesidad entre adultos aumentó en todos los niveles de educación entre 1988-1994 y 2007-2008.