Evitan daños a la salud con maquinaria politécnica

Producir collares de nylon para perro provoca daños a la salud de los trabajadores, debido a la exposición al humo del plástico fundido; por ello, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN...

Producir collares de nylon para perro provoca daños a la salud de los trabajadores, debido a la exposición al humo del plástico fundido; por ello, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron una máquina automatizada que optimiza y agiliza el proceso de producción además de evitar laborar en condiciones adversas.

Como petición expresa, un taller de talabartería solicitó a Yessica Vianney Martínez Olivar, Néstor Alejandro López Soriano y Mario Roldán Chacón, estudiantes de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Culhuacán, desarrollar un sistema que permitiera aumentar la producción y proporcionar a sus trabajadores mayor seguridad.

Ello, explicaron los jóvenes en un comunicado, ante la exposición a humos tóxicos. De ese modo se evitarán enfermedades como la artritis, que se producen por el choque térmico de los soldadores eléctricos manuales.

Los politécnicos detallaron que decidieron realizar este prototipo debido a la alta demanda en este tipo de collares, sin embargo, la problemática reside en que durante ocho horas de trabajo, dos empleados elaboran alrededor de cien collares.

El tiempo se redujo notablemente con el prototipo que es capaz de fabricar uno en 20 segundos, lo que equivaldría a lograr en 60 minutos la producción de dos personas en una jornada laborar, sin exponerlos al humo o calor excesivos.

Para determinar la cantidad de collares y calcular el tiempo de producción, los estudiantes de la carrera de Ingeniería Mecánica, con especialidad en hidráulica, desarrollaron una interfaz práctica e intuitiva.

“Fue un camino largo que nos llevó a diseñar el prototipo módulo por módulo y asegurarnos de que a la hora de ensamblarlos toda la máquina funcionara como esperábamos”, manifestaron.

Se trata de una estructura de aluminio que consta de seis módulos que realizan las acciones de corte, pegado y doblado, conformado por cinco servomotores, un motor reductor y dos puntas incandescentes (cautines), controladas a través de la programación de un microcontrolador, el cual determina la secuencia de movimientos y el tiempo en que trabajarán los componentes electrónicos.

Al no encontrar una máquina parecida en el mercado, los jóvenes prevén iniciar el proceso de patente de este prototipo que por el momento produce y comercializa collares de nylon para perros de raza pequeña, pero que es posible adecuarla a diferentes tamaños.