Escritores comparten gustos y experiencias sobre literatura de terror

Los escritores Bernardo Esquinca, Norma Lazo y Alberto Chimal compartieron esta tarde vivencias, gustos y experiencias, en torno a la literatura de terror al tomar parte en la mesa redonda "En...

Los escritores Bernardo Esquinca, Norma Lazo y Alberto Chimal compartieron esta tarde vivencias, gustos y experiencias, en torno a la literatura de terror al tomar parte en la mesa redonda "En defensa del horror. Los subgéneros en la literatura", dentro de la XXXVII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM).

La actividad, inscrita en las Jornadas de Literatura de Horror "Amparo Dávila" de la feria, fue ocasión propicia para que Alberto Chimal señalara que "la imaginación fantástica que lleva al lector hacia el horror, no es una anomalía, sino una maravillosa posibilidad, como lo es cualquier otra del pensamiento humano, a la cual acabamos llegando en algún momento".

"El catálogo de la narrativa de horror y de la imaginación hecha en México, pasa de una manera inevitable por una gran cantidad de autores y especialistas, raros y excéntricos, pero también por quienes pertenecen al llamado canon, es decir, Carlos Fuentes, Octavio paz, José Emilio Pacheco, Elena Garro y muchos más", acotó el escritor.

Esos textos, dijo enseguida, revelan al mundo, "quizá como ninguna otra vertiente de la literatura lo hace", los lados más secretos y más oscuros de nuestra propia naturaleza y también, los más misteriosos y los más deslumbrantes. Esas palabras de Chimal fueron interpretadas por los asistentes como una verdad capital, como dejaron ver con un mohín.

Por su parte, el doctor Vicente Quirarte, ensayista, crítico, escritor, poeta, dramaturgo, narrador, académico de la lengua y coordinador de una colección de literatura de terror, destacó en su calidad de invitado que el miedo purifica. "Eso parece contradicción, pero no lo es, porque esa literatura nos suministra un terror que termina al cerrar el libro".

Quirarte subrayó que es un miedo muy especial, no como el miedo al secuestro, al asalto en las calles. Y recordó que el colombiano Hugo Chaparro, hombre de letras, hizo una estancia en México y cierto día aquí fue asaltado. "Esa fue la primera vez que vi una pistola de este lado de la pantalla", le dijo entonces Chaparro.

La literatura nos permite todo tipo de horrores, y dato curioso, quienes cultivan y escriben ese género suelen ser personas de una notable paz y tranquilidad, dijo Quirarte.

"Ignacio Solares, escritor, ha comentado que la gente cree que si se topan con él en las calle los va a asaltar debido a los horrores que escribe. Y lo mismo pasa con otros autores", añadió.

Entre sus vivencias, recordó que en cierta ocasión, un destacado escritor y él, junto con un grupo de amigos, pasaron una tarde noche charlando sobre el tema. Al rato, ese personaje comentó: "Me sorprende que hayamos estado hablando tanto tiempo de algo que no existe; otro dijo que mucha gente sabe más de los vampiros que de los otomíes".