Investigadores elaboran diagnóstico para observación de Ballena Gris

Investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) desarrollan un diagnóstico sobre la observación de Ballena Gris en Bahía Magdalena, que considera aspectos sociales...

Investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) desarrollan un diagnóstico sobre la observación de Ballena Gris en Bahía Magdalena, que considera aspectos sociales, económicos y normativos, incluso biológicos.

Enrique Gómez Gallardo, integrante del grupo multidisciplinario, justificó la elección de esta región para el proyecto, en que de las tres zonas para practicar la observación de Ballena Gris en la entidad Bahía Magdalena es la única que carece de una denominación de área natural protegida.

Al no poseer esa denominación, dijo, la hace más vulnerable al descontrol de las actividades, y resaltó que el objetivo de su proyecto es determinar si la práctica de observación en esa bahía se realiza de forma controlada y adecuada.

Por ejemplo, anotó, los complejos lagunares Ojo de Liebre y San Ignacio se encuentran dentro de una Reserva de la Biósfera y, como parte de ésta, “tienen algunas disposiciones de control bastante pensadas para regular la actividad”.

Sobre todo, dijo, porque se constituyen como zonas núcleo, lo que quiere decir que existe la vigilancia necesaria de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

El investigador de la UABCS refirió que el análisis pretende determinar cómo se lleva a cabo la actividad en el sitio desde distintos indicadores.

La idea es elaborar un instrumento integral que sea base para las autoridades y los tomadores de decisiones. “Hay que entender que las ballenas son un recurso que deja una buena derrama económica en cada lugar en donde se explota turísticamente”, resaltó.

Por esta razón, agregó, “debemos cuidarlas para que esta derrama se siga dando, pero con el equilibrio y los cuidados necesarios”.

Un plan de conservación adecuado, refirió, permite que este tipo de actividades siga dando resultados favorables para las poblaciones que viven de ellas.

Aunque a la fecha se han hecho estudios basados en distintas disciplinas, explicó Gómez Gallardo, no se han realizado de forma integral.

Lo que se pretende con esta investigación, abundó, es generar un documento que incluya variables económicas, sociales, legislativas, entre otras, que lleven a un diagnóstico más amplio.

Incluso, agregó, llevaron a cabo un taller con algunos servidores turísticos para conocer el punto de vista de la comunidad.

El catedrático informó que una vez que haya resultados concretos se generará una publicación donde aparezcan los puntos en los que se puede mejorar y aquéllos que se encuentren en armonía.

Asimismo, algunas propuestas de modificación en aras de que la actividad “se pueda seguir dando de buena manera”.

Señaló que en el estudio también participa Jorge Urbán Ramírez, catedrático de Biología Marina de la UABCS y especialista en este tipo de cetáceos, entre otros investigadores.