Los compañeros del maquinista de Santiago: "No ha dependido todo de él"

  • Aseguran que en el tramo del accidente se requiere de un cambio "brusco" de velocidad, sin que haya ningún sistema que obligue a frenar.
  • Para Manuel Mato, maquinista que realiza la misma ruta que el tren siniestrado, las explicaciones se sabrán cuando se sepan los datos de las cajas negras.
  • Les ha sorprendido la "rápida imputación y detención" del maquinista.
  • El sindicato de maquinistas: "Otro sistema habría evitado la tragedia".
  • CLAVES: ¿Hubo un fallo en el sistema de frenado de emergencia ASFA del tren o se produjo un error humano?
  • GLOSARIO de términos para entender las claves del accidente.
  • Teléfonos de información: 981 551 100, 900 101 660 y 900 444 222.

Compañeros de Francisco José Garzón, el maquinista del tren que descarriló el miércoles cerca de Santiago de Compostela, han asegurado que el tramo en el que se produjo el accidente requiere un cambio "brusco" de velocidad, de 200 a 80 kilómetros por hora, sin que haya ningún sistema que obligue ni alerte del mismo.

"De 200 a 80 son 120 kilómetros de diferencia, creo que es un descenso muy brusco para que no esté señalizado de alguna forma que te obligue a bajar la velocidad", ha explicado Manuel Mato, un maquinista que realiza la misma ruta que del convoy siniestrado, Madrid-Ferrol.

El sistema no ejecutará la parada de emergencia si no se superan los 200 km/h El tren viene circulando por un tramo de 200 de kilómetros por hora con el "moderno" sistema ERTMS, que controla la circulación —condiciones de la vía, del tren, circulación y velocidad—, capaz de conducir y frenar automáticamente; y pasa a hacerlo por otro de 80 km/h controlado por ASFA, un sistema para vías convencionales que sólo señaliza, ha explicado.

Si la señal está en verde —vía libre—, como en el caso del tren siniestrado, "no tienes que actuar", ha explicado Mato, y aunque el convoy circule con exceso de velocidad el sistema no ejecutará la parada de emergencia si no se superan los 200 km/h.

El presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Gonzalo Ferre, aseguraba este viernes que "cuatro kilómetros antes del lugar donde se produce el accidente (el maquinista) ya tiene la notificación de que tiene que empezar a reducir la velocidad, porque a la salida del túnel tiene que ir a 80 (kilómetros) por hora".

Sin frenado automático

No obstante, no existe ningún mecanismo que obligue al maquinista a frenar, ha precisado Mato, quien ha comparecido este viernes por la tarde junto a los miembros del sindicato de maquinistas (Semaf), Luis A. García Sixto, miembro del comité ejecutivo, y José Naveira, responsable comarcal.

Es el maquinista quien, para operar en la ruta, tiene que haber pasado un examen práctico sobre la misma, el que decide el momento en el que debe comenzar a frenar en función del tipo de vehículo, carga y otros condicionantes, sin que exista ningún sistema de alerta u obligación.

No podemos denunciar algo que cumple con la norma técnica "Sabes dónde está ese punto y dónde tienes que frenar", ha subrayado Mato, para quien la explicación de lo ocurrido sólo podrá extraerse una vez se conozcan los datos de las cajas negras del tren.

El accidente, ha precisado García Sixto, se tuvo que deber a una suma de "varias circunstancias" aunque, en opinión de Mato, lo ocurrido "no ha dependido todo de Francisco".

Mato ha reconocido que la complejidad y dificultad de este tramo ha sido comentada en los "foros" de maquinistas pero ha reconocido que la seguridad se ajusta "a la norma técnica". "No podemos denunciar algo que cumple con la norma técnica", ha afirmado.

Los maquinistas han insistido en que sería conveniente contar con otra "serie de medidas" de seguridad complementarias: nuevas señalizaciones, que el tren no sea recibido en vía verde —lo que obligaría a reducir la velocidad— o el sistema ERTMS. "Ojalá que todas las líneas tuviesen ERTMS", ha señalado García Sixto.

El responsable sindical ha insistido en que el transporte por ferrocarril, aún con el sistema ASFA, es "seguro", lo que denota sus bajas cifras de siniestralidad.

García Sixto ha reconocido haber hablado con Francisco José Garzón, hospitalizado en Santiago con contusiones y tres costillas rotas y quien se ha negado a declarar este viernes ante la Policía: "Anímicamente no está muy bien", ha reconocido.

Sorprendidos por la "rápida detención e imputación"

El Sindicato de Maquinistas (Semaf) considera que ha sido "una sorpresa" la "rápida detención y rápida imputación" del maquinista.  Así lo ha manifestado este sábado el secretario general del Sindicato de Maquinistas, Jesús García Fraile, que ha remarcado que aún no se sabe "qué ha podido ocurrir". Además, ha recordado que "no se ha abierto" la caja negra del tren siniestrado.

"No sabemos lo que ha ocurrido", ha insistido el secretario general del Semaf, tras lo que ha comentado que no esperaban que el maquinista que conducía el tren acudiera en calidad de imputado a la primera declaración ante el juez.

En este sentido, Jesús García sostiene que se ha actuado de manera "incorrecta" con el maquinista del tren accidentado en Santiago de Compostela, pero ha subrayado que, por el momento, tampoco descartan "nada", ya que ha podido ocurrir, según ha comentado, "un problema de infraestructuras" u otro. "Primero habrá que comprobarlo", ha insistido.

En las próximas horas, previsiblemente este domingo, está previsto que pase a disposición judicial el maquinista del convoy accidentado imputado por supuesto delito de homicidio por imprudencia, que permanece en dependencias de la Comisaría de Policía.