Graban a nativos amazónicos que se mantienen aislados

  • Fueron avistados en cerca del río Las Piedras de la zona de Madre de Dios.
  • El video ha sido difundido por el diario El Comercio de Perú.
  • La construcción de una carretera y las actividades de la minería ilegal han sacado de la calma a este pueblo indígena.
Indígenas en el amazonas
Indígenas en el amazonas
Captura video El Comercio

Miembros de la tribu amazónica peruana Mashco piros, que portan lanzas y se mantienen aislados de la sociedad, fueron avistados en una quebrada del río Las Piedras, en la zona selvática de Madre de Dios.

Los Mashco piros decidieron aislarse para huir de la violenta explotación del caucho y desde entonces evitan todo contacto

Unos 15 hombres de mediana edad, con los rostros pintados y con lanzas en las manos fueron videograbados por un poblador mientras gritaban y hablaban entre ellos.

Los nativos juntaban pencas de plátanos verdes en una canasta elaborada de hojas y se lavaban la cara sobre una de las playas del río y en el video, difundido por el portal del diario El Comercio, sólo se observa a hombres.

Las mujeres, los niños y ancianos se encuentran protegidos del contacto, dentro del bosque y la grabación fue hecha el 24 de junio, fecha en que este grupo llegó al territorio de la comunidad nativa Monte Salvado para buscar alimentos.

Ese día, y los siguientes, un total de cien indígenas en aislamiento voluntario de la etnia Mashco piros abandonó el monte e ingresó a las tierras de la comunidad para llevarse plátanos, yucas, animales y sogas, según el reporte periodístico.

"Los Mashco piros decidieron aislarse para huir de la violenta explotación del caucho y desde entonces evitan todo contacto", explica a El Comercio la antropóloga experta en pueblos en aislamiento, Beatriz Huertas.

Aseguró que por esta temporada "ellos bajan a las playas de los ríos para buscar huevos de tortuga y pescar y estas salidas, sin embargo, se han incrementado últimamente".

César Yojajé, responsable del programa de pueblos en aislamiento voluntario de la Federación de Comunidades Nativas de Madre de Dios, cree que la construcción de una carretera y las actividades de la minería ilegal han sacado de la calma a esos pueblos.

Este grupo se desplaza entre los parques nacionales del Manu y Alto Purús, y la reserva territorial de Madre de Dios.