Alberto II de Bélgica abdica en favor de su hijo Felipe

  • En su último discurso, ha vuelto a pedir a la clase política que trabaje por la cohesión del país y ha agradecido emocionado el apoyo de la reina.
  • "Felipe, tienes todas las calidades de corazón y de inteligencia para servir muy bien a nuestro país en tus nuevas responsabilidades", le ha dicho a su hijo.
  • Alberto II abdica tras 20 años de reinado.

El rey Alberto II, de 79 años, ha firmado este domingo, día de la fiesta nacional de Bélgica, el acta de su abdicación en favor de su hijo Felipe de Sajonia-Coburgo, de 53 años, que ha jurado la Constitución y se ha convertido en el nuevo monarca.

En su último discurso, Alberto II ha vuelto a pedir a la clase política belga que trabaje "sin descanso" por la cohesión del país y ha agradecido emocionado el apoyo de la reina Paola durante sus 20 años de reinado.

"Mi última recomendación para todos los que estáis reunidos aquí: trabajad sin descanso por la cohesión de Bélgica. Así seréis todavía más artesanos de paz, defenderéis mejor el bienestar de todos y nuestro país será una inspiración para Europa, que busca la unidad en la diversidad", ha dicho el rey Alberto II ante los 210 invitados que han presenciado la ceremonia de abdicación en el salón del trono del Palacio Real de Bruselas.

"Bélgica se moderniza y me congratulo", dijo el monarca saliente, que también saludó el papel de las asambleas parlamentarias, sin las que —dijo— "no hay democracia digna de ese nombre", y añadió: "Lo mismo digo sobre la libertad de prensa, que hay que cuidar a todo precio".

Palabras para su esposa y su hijo

Alberto II ha agradecido a los políticos del país su apoyo y trabajo durante su reinado y se ha dirigido también a su esposa, que apenas podía contener las lágrimas. "En cuanto a la reina Paola, que me ha apoyado constantemente en mi tarea durante estos 20 años, querría decir simplemente gracias y un gran beso", ha dicho.

En cuanto a la reina Paola, querría decir simplemente gracias y un gran besoTambién se ha dirigido al ya nuevo soberano, su hijo Felipe, y a su esposa Matilde, a los que ha expresado su "plena confianza". "Felipe, tienes todas las calidades de corazón y de inteligencia para servir muy bien a nuestro país en tus nuevas responsabilidades", ha dicho. "Tu madre y yo formulamos el deseo ardiente de pleno éxito en esta tarea para la cual estás bien preparado", ha agregado.

El encargado de dar la réplica al discurso del rey ha sido el primer ministro, Elio Di Rupo. "En este día histórico, en nombre de la población de nuestro país y en nombre de nuestro país, querría señor daros las gracias desde el fondo del corazón, daros las gracias por todo lo que habéis hecho y por lo que habéis sido: un gran jefe de Estado", ha dicho Di Rupo.

A continuación, Alberto II ha firmado el acta de abdicación en presencia de la ministra de Justicia, Annemie Turtelboom. El acta ha sido rubricada después por una docena de representantes de la clase política belga. La ceremonia ha concluido con la interpretación del himno nacional belga.

Actos del día

Las celebraciones habían comenzado a las 9:00 horas con un 'Te Deum' en la catedral de Bruselas al que ha asistido la familia real belga al completo, y en el que se ha visto a la reina Paola emocionada. Al término de la ceremonia, los reyes salientes se han despedido saludando personalmente durante 20 minutos a los varios millares de ciudadanos congregados en la plaza de la catedral.

El siguiente acto, que comenzó, fue el acto de entronización del nuevo rey Felipe, que se celebró en la sede del Parlamento belga. Allí, ha prestado juramento como nuevo rey ante los representantes de las dos cámaras en las tres lenguas del país: francés, flamenco y alemán.