Miguel Ángel Treviño: de lavar coches a ser el capo del narcotráfico mexicano

  • Inició su carrera delictiva cuando era adolescente como mensajero de la pandilla 'Los Tejas'.
  • Se integró a Los Zetas a finales de los 90.
  • Controlaba rutas del narcotráfico, emigración, extorsión, secuestro...
Ficha de la DEA de Miguel Ángel Treviño, alias 'Z-40'.
Ficha de la DEA de Miguel Ángel Treviño, alias 'Z-40'.
ARCHIVO

Capturado en el norte del país, Miguel Ángel Treviño Morales, 'Z-40', inició su carrera delictiva cuando era adolescente como mensajero de la pandilla 'Los Tejas', que controlaba la mayor parte de la actividad criminal en su ciudad natal de Nuevo Laredo, al otro lado de la frontera de Laredo, Texas.

Colocaba a sus víctimas en un barril y las quemaba vivas Pasó de lavar autos y llevar recados a transportar drogas por la frontera y con el tiempo se integró al Cartel del Golfo, con sede en Matamoros, que absorbió a 'Los Tejas' al copar el tráfico de drogas en ese territorio fronterizo.

Treviño Morales se integró a Los Zetas, que se dedicó a trabajar como sicarios y guardaespaldas del Cartel del Golfo a fines de los años 90.

Rápidamente comenzaron a circular anécdotas de la crueldad de "El Cuarenta" entre sus hombres, sus rivales y los vecinos de Nuevo Laredo, que vivían aterrados de su furia.

"Si te llaman a un encuentro con él, no sales de la reunión", dijo un funcionario de seguridad estadounidense.

Una de las técnicas preferidas de Treviño Morales era el "guiso", en el cual la víctima era colocada en un barril y quemada viva. Otros que despertaban sus iras eran golpeados con tablas de madera.

Alrededor de 2005, Treviño Morales fue designado capo de la "plaza" de Nuevo Laredo, con la responsabilidad de combatir los intentos del Cartel de Sinaloa de apoderarse de sus rutas de contrabando.

Organizó una serie de matanzas del lado estadounidense de la frontera, varias de ellas a cargo de jóvenes ciudadanos de Estados Unidos que balearon a sus víctimas en las calles de la ciudad.

Intimidaban a la gente

En 2006, el Cartel del Golfo y Los Zetas derrotaron al Cartel de Sinaloa en Nuevo Laredo, una victoria que los envalentonó cuando empezaban a extenderse a poblaciones que hasta entonces no habían conocido la delincuencia mafiosa.

Organizaron redes criminales para controlar las rutas del narcotráfico, la emigración, la extorsión, el secuestro, el contrabando de DVD y CD pirateados e innumerables actividades delictivas adicionales.

Al mismo tiempo, intimidaban a los vecinos y cometían asesinatos macabros para sentar el ejemplo de lo que sucedería a quienes se negaran a cooperar.

En marzo de 2008, organizó la emboscada de carácter militar en la que murió el capo guatemalteco Juan José "Juancho" León y posiblemente fue el autor del disparo fatal. Posteriormente, Lazcano lo designó comandante nacional de Los Zetas a pesar de su falta de experiencia militar, para disgusto de algunos de los ex militares fundadores de la organización, según la fuente estadounidense.

El ascenso significó que Treviño participaba en prácticamente todas las decisiones de Los Zetas, añadió la fuente. Treviño Morales fue acusado de narcotráfico y porte ilegal de armas en Nueva York en 2009 y en Washington al año siguiente.

Una recompensa por su captura

El gobierno estadounidense ofreció una recompensa de 5 millones de dólares por información que condujera a su captura.El gobierno de México añadió unos 2,3 millones de dólares adicionales.

De acuerdo con varios encausamientos penales en cortes estadounidenses, Treviño coordinó el envío de cientos de kilos de cocaína y marihuana de México a Estados Unidos.

También transportaba enormes cantidades de dólares de ese país a México, según los documentos judiciales.