Arqueólogos del INAH hacen descubrimiento prehispánico de más de dos mil años en Veracruz

  • Se descubrieron restos humanos, ofrendas, animales y fósiles.
  • El hallazgo se produjo en el municipio de Jáltipan.
  • Se estima que el lugar fue un santuario o una especie de mercado.
Aspecto de algunos de los objetos preisphánicos hallados por arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia  en un asentamiento que podría tener hasta dos mil años de antigüedad, ubicado en el municipio de Jáltipan, Veracruz
Aspecto de algunos de los objetos preisphánicos hallados por arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia  en un asentamiento que podría tener hasta dos mil años de antigüedad, ubicado en el municipio de Jáltipan, Veracruz
Especial / NOTIMEX

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron 30 entierros prehispánicos acompañados de ofrendas, una estructura piramidal y un taller de ladrillos en un asentamiento que podría tener hasta dos mil años de antigüedad, ubicado en el municipio de Jáltipan, Veracruz.

El descubrimiento se hizo durante la construcción de unas bodegas El INAH informó que junto a los restos humanos se encontraron ofrendas y restos animales y fósiles como cornamentas de venado, restos de tortuga, huesos de cánidos, peces y aves, los cuales se descubrieron durante una inspección en dicho municipio donde se construían bodegas de coque.

El arqueólogo Alfredo Delgado, responsable del rescate, detalló que cuando se procedió a realizar una excavación más profunda se encontró gran cantidad de restos óseos acompañados de ofrendas que contenían huesos de animales, cuentas de jade, espejos y figurillas de origen teotihuacano, mayo, nahua, popoluca y de la cultura de Remojadas, que se rescataron inmediatamente.

Se estima que el lugar fue un santuario donde la gente de los alrededores sepultaba a sus difuntos, una especie de mercado o un centro rector en el que confluían diversas culturas, sin embargo, continúan los estudios para determinar si el sitio era multicultural o si todos los restos son de un mismo tipo genético.

La encargada de analizar el tratamiento mortuorio que se dio a las osamentas es la antropóloga física Geraldine Granados, quien además determinará si los restos son de gente que perteneció a la alta jerarquía.

Los resultados de los estudios se tendrán en tres meses aproximadamente, por ahora sólo se sabe que de los 30 entierros hallados, dos pertenecen a infantes.

Delgado detalló que los restos hallados junto a los entierros pudieron simbolizar acompañantes de los difuntos en su camino al inframundo, de acuerdo con la cosmogonía mesoamericana.

El descubrimiento es importante porque en la región donde se encontraron no se tenían registrados vestigios de este tipo, hay huesos que pudieron pertenecer a camélidos o rinocerontes enanos prehistóricos, dientes fosilizados de tiburón, posiblemente del megalodón, extinto hace más de 10 mil años.

La pirámide que se encontró contigua a los entierros está recubierta con piedra caliza, que tenía dentro una subestructura del tipo maya o Tajín, construida con lajas de piedra, que destaca por ser la primera estructura de piedra que se encuentra en Veracruz.

Delgado señaló que hasta el momento se pensaba que las estructuras arquitectónicas sólo eran de tierra apisonada. Únicamente en Los Tuxtlas y en la Sierra de Santa Marta se han localizado monumentos con piedra bola, "pero en este caso son lajas de piedra arenisca muy bien trabajadas".

Se trata de un descubrimiento novedoso

Al respecto del taller de ladrillos estilo Comacalco, Tabasco, también se trata de un hallazgo novedoso por presentar características que se utilizaban en esa ciudad maya.

Una vez concluido el rescate arqueológico de los entierros, se liberó el lomerío para que se terminaran las bodegas, pero el sitio donde se ubican la pirámide y los talleres de ladrillo se protegió y será un área de reserva dentro de la nueva planta de coque.