Sudán del Sur enfrenta crisis alimentaria

En Sudán del Sur hay 2.8 millones de personas -casi 25 por ciento de la población- que necesitan ayuda alimentaria con urgencia, y por lo menos 40 mil al borde de una situación “catastrófica...

En Sudán del Sur hay 2.8 millones de personas -casi 25 por ciento de la población- que necesitan ayuda alimentaria con urgencia, y por lo menos 40 mil al borde de una situación “catastrófica”, advirtieron hoy organismos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La Organización de las Naciones Unidas para Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) señalaron que esas cifras son preocupantes porque muestran un aumento del hambre durante el período post-cosecha.

Ese, recordaron, es un momento en que el país goza tradicionalmente de una mayor seguridad alimentaria.

Los organismos de la ONU dijeron que se espera que el número de personas que padecen inseguridad alimentaria alcancen su punto álgido durante la próxima temporada de carestía –normalmente peor entre abril y julio- cuando la disponibilidad de alimentos es más baja.

Los socios humanitarios han publicado una actualización del análisis de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), que prevé que la temporada de carestía se inicie a principios de este año, y que el período de hambre será más largo que en años anteriores.

En dicho análisis los tres organismos señalaron que la temporada seca, que ahora comienza, podría traer dificultades adicionales a la población que se enfrenta a los niveles más graves de hambre.

Indicaron que las personas desplazadas en el estado de Unity afectado por el conflicto -que han sobrevivido gracias al pescado y los lirios acuáticos-, se están quedando sin sus únicas fuentes de alimentos debido al retroceso de las inundaciones.

Asimismo, los robos de ganado han privado a muchos habitantes de productos de origen animal esenciales como la leche, que fue su principal medio de supervivencia durante el período de escasez del año pasado.

Advirtieron que a menos que la ayuda humanitaria pueda llegar a ellos de forma fiable durante la estación seca, se enfrentan a una situación desastrosa en los próximos meses.

Por esta razón, la ONU solicita una rápida implementación del acuerdo de paz firmado el pasado año, y el acceso sin restricciones a las zonas de conflicto, para distribuir suministros que son muy necesarios en las áreas más afectadas.

"No son sólo las zonas directamente afectadas por los conflictos las que sufren inseguridad alimentaria: unas 200 mil personas en los estados de Bahr El Ghazal septentrional y Warrap también han visto deteriorado su acceso a los alimentos, debido a factores como la inflación y las disrupciones de los mercados vinculadas al conflicto", señaló Serge Tissot, representante de la FAO en Sudán del Sur.

"Una rápida aplicación del acuerdo de paz –añadió- es absolutamente fundamental para la mejora de la situación alimentaria".

El informe del CIF puso de relieve la prevalencia generalizada de niveles de emergencia de malnutrición.

"Las familias han estado haciendo todo lo posible para sobrevivir, pero ahora se están quedando sin alternativas", subrayó por su parte Jonathan Veitch, representante de UNICEF en Sudán del Sur".