Un avión procedente de Seúl se incendia tras estrellarse en el aeropuerto de San Francisco

  • Hay casi medio centenar de pasajeros heridos.
  • 307 personas viajaban en la aeronave, incluyendo la tripulación.
  • El avión provenía de Seúl (Corea del Sur).
  • El FBI señaló que no existen "elementos de terrorismo" y han descartado fallos mecánicos.
  • Asiana Airlines aseguro que no hubo negligencias.
  • La Junta Nacional de Transporte ya ha recuperado las cajas negras que podrían contener toda la información sobre el siniestro.
Imagen el boing 777 accidentado en el aeropuerto de San Francisco este sábado 6 de julio.
Imagen el boing 777 accidentado en el aeropuerto de San Francisco este sábado 6 de julio.
Captura NBC News

Un vuelo de Asiana Airlines proveniente de Seúl, Corea del Sur, se estrelló el sábado al aterrizar en el Aeropuerto Internacional de San Francisco, lo que provocó la muerte de al menos dos personas, hirió a decenas más y obligó a los pasajeros a saltar por los toboganes inflables de emergencia mientras las llamas calcinaban el avión.

A bordo del avión viajaban 141 pasajeros de nacionalidad china, 77 surcoreanos, 61 estadounidenses, tres indios y un vietnamita, según datos de Asiana, que aún debe confirmar la nacionalidad de otros ocho pasajeros.

Respecto a las dos víctimas mortales, la compañía tan solo ha confirmado hasta el momento que se trataba de dos adolescentes chinas nacidas en 1996 y 1997.

El avión se estrelló mientras aterrizaba antes del mediodía

Además de los dos muertos en el accidente en el Aeropuerto Internacional de San Francisco, al menos 49 personas fueron trasladadas en un primer momento desde el lugar del accidente a hospitales de la zona, dijo la jefe de bomberos.

Agregó que la investigación se había remitido al FBI y se había descartado que se trate de un acto de terrorismo.

Al menos 49 personas fueron trasladadas en un primer momento desde el lugar del accidente a hospitales de la zona, dijo la jefe de bomberos.

El avión se estrelló mientras aterrizaba antes del mediodía en aeropuerto internacional de San Francisco, dijo la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés).

Tenía 307 personas a bordo (291 pasajeros y 16 tripulantes) procedente de Shanghai e hizo una escala en el aeropuerto surcoreano de Incheon.

"El avión parecía roto completamente"

A pesar de las dos muertos y decenas de desaparecidos, muchos pasajeros salieron ilesos, según reportaron algunos testigos a Los Angeles Times.

"Quiero que las familias sepan" que "la mayoría de las personas parecían que estaban bien, y estamos dejando que los paramédicos hagan su trabajo", afirmó el pasajero, que pidió el anonimato.

La cola del avión se estrelló contra la pista de aterrizaje... y se desprendió... Estábamos seguros de que acabábamos de ver a mucha gente morir. Fue horrible

Imágenes de las televisoras mostraban al avión envuelto en humo y llamas, con la cola desprendida y el fuselaje con serios daños.

Una huésped de un hotel vecino al aeropuerto, Stephanie Turner, dijo a ABC News que vio cuando el avión se accidentó y se desplegaron los toboganes, pero que regresó a su habitación antes de ver a los pasajeros abandonando la aeronave. Turner dijo que desde que vio el avión aproximarse a la pista se dio cuenta enseguida que tenía un ángulo extraño.

"No logró enderezarse antes de llegar a la pista", dijo. "Así que la cola del avión se estrelló contra la pista de aterrizaje... y se desprendió... Estábamos seguros de que acabábamos de ver a mucha gente morir. Fue horrible".

"Parecía que el avión se había roto completamente", dijo. "Había llamas y humo saliendo".

Camiones de bomberos rociaron retardador de fuego sobre los restos. Nadie respondió de inmediato una llamada a la compañía aérea en busca de información.

Descartan negligencias

Los agentes de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, en inglés) recuperaron las cajas negras que contienen los datos sobre el vuelo 214. Por su parte, el presidente de Asiana Airlines, Yoon Yong-doo, descartó este domingo que la causa del accidente del vuelo 214 siniestrado fuera alguna negligencia y aseguró que no hubo ningún aviso de emergencia antes del aterrizaje.

Los tres pilotos a bordo contaban con hojas de servicio que superaban las 10.000 horas de vuelo

Yoon explicó que los tres pilotos que iban a bordo del avión "acataron las normas de vuelo", al tiempo que pidió perdón en nombre de la compañía a los ocupantes de la aeronave y a sus familiares.

El presidente de la segunda aerolínea de Corea del Sur explicó en unas declaraciones recogidas por la agencia Yonhap que "los tres pilotos a bordo contaban con hojas de servicio que superaban las 10.000 horas de vuelo".

También consideró poco probable que el accidente se debiera a un problema en el motor, ya que éste fue sometido a una revisión a fondo en junio.

No obstante, antes de esa revisión, técnicos del aeropuerto de San Francisco, al que esta aeronave volaba con frecuencia, detectaron el pasado 2 de junio una fuga en dicho motor.

Yoon se negó a detallar los planes de la compañía al ser preguntado sobre si planea detener las operaciones de sus Boeing 777 hasta que concluya la investigación del siniestro.

Un avión de larga distancia

Asiana es una compañía aérea surcoreana, la segunda más grande después de la aerolínea nacional Korean Air. Recientemente ha tratado de ampliar su presencia en Estados Unidos y se unió a la alianza aérea oneWorld, en la que también están American Airlines y British Airways.

El bimotor es uno de los aviones de larga distancia más populares del mundo, a menudo usados para los vuelos de 12 horas o más, como los transcontinentalesEl 777-200 es un avión de largo alcance de Boeing. El bimotor es uno de los aviones de larga distancia más populares del mundo, a menudo usados para los vuelos de 12 horas o más, como los transcontinentales.

La última vez que una gran compañía aérea de Estados Unidos perdió un avión por un accidente mortífero fue de un Airbus A300 de American Airlines mientras despegaba del aeropuerto JFK en 2001.

Compañías aéreas de menor tamaño han tenido accidentes desde entonces. El último accidente mortífero en Estados Unidos fue un vuelo de Continental Express, operado por Colgan Air, que se estrelló contra una casa cerca de Buffalo, Nueva York, el 12 de febrero de 2009. El accidente mató a los 49 pasajeros a bordo y a un hombre en una casa.