Frenéticos cierres de campaña para primarias de Iowa

Hasta los últimos minutos previos al inicio de las asambleas de Iowa, los aspirantes a la presidencia estadunidense, encabezados por Hillary Clinton y Donald Trump, protagonizaban hoy frenéticas...

Hasta los últimos minutos previos al inicio de las asambleas de Iowa, los aspirantes a la presidencia estadunidense, encabezados por Hillary Clinton y Donald Trump, protagonizaban hoy frenéticas apariciones personales en busca de apoyo.

Las asambleas electorales de Iowa, que inician a la 01:00 GMT, son la primera prueba de fuego del calendario político de Estados Unidos para determinar si el respaldo en las encuestas se traduce en votos, en un proceso maratónico, complicado y con la amenaza de una fuerte nevada.

Clinton, quien llega a las primarias con una mínima ventaja frente al senador socialista de Vermont, Bernie Sanders, recurrió el apoyo de su esposo, el expresidente William Clinton así como de otros demócratas prominentes como el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

“Me siento emocionada... me siento energizada”, proclamó Clinton, quien perdió las primarias de Iowa en 2008 y ganó después en Nueva Hampshire, para que al final, el carismático senador de Illinois llamado Barack Obama ganara cómodamente la nominación demócrata.

Expertos coinciden que la llegada de refuerzos políticos para Clinton confirma el temor de su campaña de perder ante Sanders, quien se encontraba en un distante segundo lugar hace algunas semanas y se acercó esta semana a la posibilidad de un final de fotografía.

“Tenemos un juego de empate... Vamos a batallar si la asistencia es baja. Eso es un hecho”, dijo Sanders ante un grupo de sus seguidores, la mayoría jóvenes en edad universitaria.

En el campo republicano, Donald Trump aventaja al numeroso desfile de aspirantes conservadores luego de remontar la ventaja que el senador cubano americano Ted Cruz gracias a una estrategia en la que cuestionó su ciudadanía estadunidense por haber nacido en Canadá.

“Hoy es el día en el que recuperamos a nuestro país”, exclamó ante simpatizantes en la ciudad de Cedar Rapids donde miembros de su equipo le advirtieron que podría sufrir un ataque de tomates.

“Si ven a alguien aventando un tomate... pónganles una golpiza”, pidió a sus seguidores.

Las asambleas electorales de Iowa están distribuidas en mil 681 centros de votación en este estado agrícola, en un ambiente marcado por una intensa movilización de organizadores, simpatizantes y una nube humana de cientos de periodistas que siguen a los aspirantes.

En las asambleas demócratas los votantes potenciales se concentran en salones, escuchan presentaciones y discuten, y después se aglomeran alrededor de los representantes favoritos. No hay papeletas, los grupos se cuentan y emerge un ganador con base en porcentajes, no números absolutos.

Por su carácter deliberativo, las asambleas demócratas requieren tiempo y esfuerzo de los votantes potenciales, de allí la interrogante sobre sí los jóvenes o nuevos votantes se materializarán a la hora de la asamblea. Si los números son altos, Sanders tiene posibilidades.

Si alguno de los aspirantes no obtiene el 15 por ciento de apoyo, sus seguidores tienen la opción de sumarse a la columna de aquellos candidatos con mayor apoyo.

En el campo republicano las asambleas son más sencillas. Pueden incluir arengas de los representantes y después se emiten votos secretos en urnas. Una vez contabilizados se declara un ganador.

Sólo pueden votar en las asambleas las personas que están registradas como demócratas o republicanos. Después de todo el proceso, los delegados que emergen de las primarias sólo representan el uno por ciento de los delegados de ambos partidos en sus convenciones nacionales.