Gina Lollobrigida acusa de estafa a español que dice ser su marido

La actriz italiana Gina Lollobrigida, de 88 años de edad, acusó hoy de estafa al español Francisco Javier Rigau, de 46 años, quien con engaños le hizo firmar un documento para contraer nupcias “por...

La actriz italiana Gina Lollobrigida, de 88 años de edad, acusó hoy de estafa al español Francisco Javier Rigau, de 46 años, quien con engaños le hizo firmar un documento para contraer nupcias “por encargo” y convertirse en el heredero de sus bienes.

La veterana diva compareció ante el Tribunal de Roma en el juicio por la presunta falsa boda con Rigau en 2012.

El hombre, que según los medios es un “vividor”, resulta imputado de fraude en relación a la carta poder que hizo firmar a la actriz y que usó para contraer matrimonio en España.

“Fui estafada. Conocí al señor Rigau en 2004 en una fiesta de beneficencia en Montecarlo. Iniciamos a salir, llegamos a viajar juntos y pensamos también en el matrimonio, el era muy discreto”, reconoció Lollobrigida.

Dijo que en 2006 decidieron casarse. “Confiaba en él. Habría organizado una boda con gran lujo en Nueva York pues atravesaba un mal momento de mi vida, tenía problemas y quería voltear página”, señaló.

Aseguró, sin embargo, que después se arrepintió y comunicó por teléfono a Rigau que ya no pensaba casarse con él.

“Entre nosotros no hubo nada de intimo”, precisó “La Bersagliera”, como es conocida también en Italia por el papel que interpretó en la película “Pan, amor y fantasía” (1953), de Luigi Comencini.

Según “La Lollo”, otro de sus apodos, tras su ruptura en los diarios españoles apareció la noticia que había sido Rigau el que había cancelado el compromiso y no ella.

“Corté con él toda relación y años después descubrí por internet que resultaba casado conmigo, que era una persona involucrada en muchas estafas y que yo era una de las estafadas”, declaró.

Dijo que pese a esos antecedentes durante varios años Rigau intentó hacerla cambiar de opinión y que incluso viajó a Roma para mostrarle un testamento en el que aseguraba sufrir un mal cardiaco y que pensaba dejarle a ella todo su patrimonio.

“Ese testamento no tenía ninguna firma, ni del notario, ni suya”, señaló.

De acuerdo con el testimonio de la diva, en agosto de 2012 Rigau la llevó ante un notario diciendo que debía firmar una acta necesaria para presentar una causa civil contra un abogado español al que consideraba el responsable de los ataques mediáticos en su contra.

Se trató de la famosa carta poder, que después Rigau utilizó para oficializar su presunta boda en España.

“En esa sede (ante el notario), él nunca habló de boda, pues de otra manera le habría roto el documento en la cara”, concluyó.

La desaventura costó a la actriz otro juicio, pues en 2014 su único hijo, Milko Skofic (fruto de su matrimonio con el médico esloveno del mismo nombre), intentó que un tribunal la declarara mentalmente incapaz y que nombrara a un administrador de sus bienes.

Los jueces, sin embargo, establecieron que la señora era “autónoma, congruente y lúcida” y que, por lo tanto, no necesitaba ningún administrador de apoyo.