Carnavales ensombrecidos por ataques de Año Nuevo en Colonia

Pocas semanas después de los ataques perpetrados contra mujeres en Colonia durante las celebraciones de Año Nuevo, la ciudad alemana ultima los preparativos ante el inminente comienzo de su gran...

Pocas semanas después de los ataques perpetrados contra mujeres en Colonia durante las celebraciones de Año Nuevo, la ciudad alemana ultima los preparativos ante el inminente comienzo de su gran fiesta del año: el carnaval.

Entre la sociedad, sobre todo entre el género femenino, cunde la preocupación de que los hechos puedan repetirse, a pesar de que las autoridades locales mostraron en las últimas horas su compromiso de reforzar las medidas de seguridad para garantizar unos festejos seguros que atraen cada año a miles de turistas.

En la actualidad existe en el país un cierto recelo contra los inmigrantes, debido a que la policía determinó que habrían sido ciudadanos extranjeros los principales autores de los ataques a mujeres ocurridos en fin de año.

En este contexto, siendo además el primer año que miles de refugiados pasan el carnaval en Alemania, son muchos quienes se preguntan si el choque cultural y el jolgorio típico de estas fiestas dará lugar a una situación conflictiva en el país.

“El carnaval de Colonia es un caos ordenado. En este sentido, hay reglas que se deben cumplir pero no creo que este año vaya a ser diferente a otros años anteriores”, declaró a periodistas Wolfgang Kaschuba, director del Instituto para la investigación empírica de la Migración y la Integración de la Universidad Humboldt.

En este sentido, el etnólogo alemán aseguró que todos los años durante el carnaval de Colonia se producen innumerables agresiones, pero precisó que la clave es cómo se informará sobre lo ocurrido tras los ataques de Año Nuevo.

“La prensa tiene el deber de informar mejor y de ordenar los acontecimientos”, precisó.

El día más problemático de estos festejos será el próximo jueves, cuando se celebra el “Weiberfastnacht”, una jornada en la que las mujeres toman el poder, ya que el alcalde les entrega las llaves de la ciudad, y armadas con unas tijeras cortarán la corbata a todo aquel hombre que se encuentren a su paso. A cambio, recibirán un beso en la mejilla.

“Es una invitación al contacto corporal pero hay reglas estrictas. Se trata simplemente de un beso en la cara, nada más”, explicó Kaschuba.

Sobre el cierto recelo que en la actualidad existe ante hombres de origen árabe, el catedrático recordó que el 80 por ciento de las agresiones sexuales que se producen en Alemania son perpetradas por familiares o allegados de las víctimas y que solo un 20 por ciento son cometidas por ciudadanos extranjeros.

No obstante, entiende que, tras lo ocurrido en Noche Vieja, cada foto del carnaval de Colonia será mirada con lupa y en esta línea considera importante ver el papel que jugarán los partidos populistas de derecha.

El carnaval es una fiesta con gran arraigo en Colonia, donde la tradición y la fiesta combinan a la perfección. No en vano, es, junto al de Venecia uno de los carnavales más famosos en Europa y atrae cada año a miles de turistas.

Preocupadas por el impacto que los ataques ocurridos en Colonia pudiese tener tanto a nivel económico como social, las autoridades alemanas anunciaron que se triplicaría la presencia policial durante los festejos. Así, la noche del jueves, unos dos mil 500 policías velarán por la seguridad de los participantes en los festejos.

En una entrevista concedida al diario Die Welt, la alcaldesa de la ciudad, Henriette Reker, dijo desear que se aleje lo antes posible la sombra que sobrevolaba sobre Colonia tras las agresiones ocurridas en Año Nuevo.

Por su parte, el presidente del sindicato de policía alemana, Rainer Wendt, aseguró que la situación de Fin de Año no se volvería a repetir.

La ministra presidenta de Renania del Norte-Westfalia, Hannelore Kraft, dijo sin embargo que, a pesar del refuerzo de seguridad, estima que las denuncias por acoso sexual o abuso puedan aumentar. “Ahora hay una mayor sensibilidad”, explicó.

Las autoridades de Colonia están dando asimismo cursos a las mujeres para que se puedan defender de un posible atacante masculino durante el carnaval: la estrategia consiste en golpear repetidamente los genitales del agresor y gritar “no!, no!, no!”.