Artesano elabora altar para misa que ofrecerá el Papa en Ecatepec

Para el artesano Víctor Huesca Díaz construir el altar en el que el Papa Francisco realizará la celebración eucarística representa un honor, una responsabilidad y un compromiso para enaltecer a este...

Para el artesano Víctor Huesca Díaz construir el altar en el que el Papa Francisco realizará la celebración eucarística representa un honor, una responsabilidad y un compromiso para enaltecer a este municipio y sobre todo, demostrar que en México todo se hace con calidad.

En un comunicado, el ebanista dijo que el Instituto de Investigación de las Artesanías en el Estado de México (IIFAEM) lo recomendó con la Diócesis de Ecatepec para elaborar parte de los elementos litúrgicos que revestirán la misa que oficiará el Santo Padre el próximo 14 de febrero.

“Estas oportunidades hay que aprovecharlas, son una vez en la vida; de sentir una gran responsabilidad, claro que sí, he dormido pocas horas y cuando duermo sueño con lo que falta, con los compromisos y me siento muy motivado, bendecido por haber sido considerado en tan importante proyecto”, reconoció.

Hace un mes el olor del cedro rojo invade el taller del señor Huesca. Ahí 20 mexiquenses ponen todo su empeño para terminar de transformar la madera en candelabros, cruces, bancos, portaciriales y ciriales, el púlpito, credencia, que es una mesa en la que se colocan ostias y vino, y la sede, o la silla, que utilizará el Papa.

Indicó que el altar mide 12 metros de largo por dos de ancho y uno de altura, está seccionado en seis módulos, los cuales ensamblarán días antes de la misa, mientras que la silla papal mide un metro con 70 centímetros de respaldo y pesa 45 kilogramos.

El artesano detalló que el diseño de los muebles son entintados en color nogal semimate, y que podrán ser vistos por los 300 mil feligreses. Son sobrios y con detalles discretos para representar la sencillez con la que se conduce Su Santidad.

Víctor Huesca dijo sentirse satisfecho porque su trabajo ya está casi listo. Han sido horas sin descanso en las que ebanistas, tapiceros, torneros y barnistas ultiman detalles de los muebles para instalarlos en el predio El Caracol.

"Han sido días de mucha emoción e ilusión, todo el tiempo estamos ocupados, todos llevamos una relación muy tersa y de entendimiento, realmente es un ambiente de armonía y trabajamos con la misma ilusión”, aseguró.

El artesano recordó que fue su padre quien le enseñó a tallar la madera y considera que la fórmula del éxito radica en tener uno por ciento de inspiración y 99 de transpiración.

Siente que hay que sudar la camiseta, levantarse temprano, que cuando alguien se compromete con un proyecto y le dedica energía y trabajo, lo que le sucede es el triunfo.

“Pongamos en alto el nombre del municipio, hagamos todas nuestras actividades con el corazón en la mano, que le echemos esfuerzo y dedicación, y seguramente, con estas características lograremos todos los éxitos que nos propongamos”, apuntó.